Los arrieros llenan de color y tradición la Matanza Típica

Los protagonistas de la Jornada de Medio Ambiente en la Vía de la Plata fueron los arrieros con la fiesta de la Matanza y el homenaje que recibieron por parte de la sociedad guijuelense en la tercera jornada de las Matanzas Típicas organizadas por el restaurante Barbacoa La Amistad.
F. M. M.

Acompañados por su fe, su amor a la tradición y a las costumbres y la lluvia, y con el impulso del párroco Blas Rodríguez los arrieros salieron de Fuenterroble de Salvatierra a primera hora de la mañana de ayer, para llegar sobre las 12.30 horas a la plaza en la que se celebran las cinco jornadas de la Matanza Típica.

Fueron recibidos por el alcalde de Guijuelo, Julián Ramos, y por las personalidades elegidas para ser maestros de ceremonia, el profesor del programa Cifras y Letras, Antonio Elegido; los periodistas colaboradores en el programa Herrera en la Onda, Lorenzo Díaz y Borrascas.

Poco después llegó un numeroso grupo de jóvenes de la asociación salmantina Aviva, que recibieron todos una medalla conmemorativa de haber sido nombrados matanceros de honor. Después de retratarse con las autoridades y con Chus Merino, se acomodaron en el mejor sitio para seguir con atención los últimos pasos de la matanza, que un año más realizó Elices y su hijo con la maestría habitual.

A diferencia de otras jornadas, el marrano llegó en un carro de la procesión de los arrieros y tuvo que ser bajado por cinco hombres, ya que era de gran peso. Después de recibir la descargar, fue acuhillado; le quemaron la piel por todo el cuerpo y se procedió al despiece. Mientras tanto el público presente disfrutaba de perronillas, aguardiente y bizcochos.Entre los espectadores había personas procedentes de Venezuela y de Chile, que acudieron movidos por la curiosidad de conocer las diferencias en la ceremonia del sacrificio del animal.

Los medios de comunicación siguen cada fin de semana con más interés estas jornadas y ayer eran varias las productoras televisivas las que tomaban imágenes y elaboraban un reportaje sobre el cerdo como producto ibérico, con entrevistas a todos los protagonistas.

Antonio Elegido agradeció a los presentes el haber sido nombrado matancero de honor y explicó cómo la matanza ha estado presente en varias culturas, desde la griega con la diosa Ceres hasta los chinos o los romanos, pasando por los fenicios que la trajeron a la península Ibérica. Apuntó que la cultura del cerdo recuerda a la tauromaquia, porque acaba con la muerte del animal.