Los apicultores salmantinos piden protección ante una trashumancia cada vez más restrictiva

Apicultor

La Alianza UPA-COAG ha dado a conocer los datos de una campaña apícola que ya sufre una pérdida de polen y miel que ronda el 60%.

Los datos son cada vez más preocupantes y a pesar de ser Castilla y León, una de las comunidades con más volúmen de colonias y apicultores, -450.000 colmenas y 5.000 apicultores-, las campañas, aseguran son "nefastas", al registrar una pérdida del 60% de la producción respecto a años anteriores.

 

En referencia a esto, y otro de los problemas que más preocupan al sector apícola es la prohibición  de la trashumancia, "hay ayuntamientos que prohíben esta práctica y que incluso ponen tasas abusivas que están haciendo que los profesionales, que al final son los que realmente contribuyen en cuanto a número de colmenas a realizar la polinización en el medio ambiente, no puedan ejercer su profesión", ha indicado el representante, Francisco Javier Fernández.

 

Así, se han mandado varios informes tanto a gobierno regional como al Ministerio de Agricultura que recogen toda esta problemática, que además complica la tensión en el campo entre apicultores. "No puede haber tantas normas como comunidades hay, deberíamos tener las mismas indicaciones para todos para evitar guerras". La trashumancia es necesaria, no por tener más producción, si no por mantener con vida las colmenas.