Los 8.500 euros al año que han dejado a la plaza del Museo del Comercio sin kiosko bar este verano

Kiosco Plaza del Comercio (Foto: F. Oliva)

El kiosko bar municipal de esta plaza no tiene quien lo gestione: nadie se ha presentado al concurso para explotarlo.

Los bares municipales son una de las actividades más peculiares de cuantas ampara el Ayuntamiento de Salamanca. Se trata de instalaciones de titulariad municipal, que salen a concurso, y que suelen concitar el interés de los empresarios hosteleros porque están en lugares estratégicos como parques, pabellones o plazas concurridas. Hace algo más de un año, el establecimiento del parque de La Alamedilla, que cuenta con una apetecible terraza, fue adjudicado por 32.000 euros. Sin embargo, hay otros que no cuentan con el favor empresarial, aunque sí con el de los vecinos.

 

Es el caso del kiosko bar de la plaza del Museo del Comercio, cuyo cierre ha llamado la atención de los vecinos del barrio, que esperaban poder disfrutar de su terraza este verano. La instalación, de titularidad municipal, está en un lugar privilegiado, en medio de un parque y junto a una zona infantil de juegos. Aunque es de reducidas dimensiones, cuenta con una terraza a su alrededor que lo convierte en un lugar ideal cuando llega el buen tiempo. Sin embargo, nadie quiere gestionarlo.

 

El pasado mes de marzo el consistorio inició el proceso para adjudicar su explotación, como había hecho antes con los otros dos kiosko bar que tiene en la ciudad, el del parque de Jesuitas y el del Campo de San Francisco. El kiosko tiene 44 metros cuadrados e incluye servicios, y el contrato permite utilizar la parte exterior como terraza, pagando la correspondiente tasa; anteriores adjudicatarios sacaron un buen número de mesas y sillas.

 

El problema ha sido el canon que se solicita. Es de 8.500 euros al año, para un valor total de 34.000 euros en los cuatro años de duración. El 25 de marzo se abrió la licitación con la publicación de los pliegos y las condiciones económicas. Sin embargo, por resolución del Tercer Teniente de Alcalde de fecha 17 de abril se declaraba desierto el procedimiento, por no haber concurrido ningún licitador. El consistorio anunciaba el estudio de modificaciones en el canon a pagar y duración del contrato, que permita abrir una nueva licitación en la que exista concurrencia. También va en su contra que el contrato exige apertura continuada, no solo de temporada. Así que, salvo que se acelere con una nueva adjudicación, el kiosko va a permanecer cerrado.

 

Y es que el canon de partida era mucho más alto que el de los otros kiosko bar adjudicados recientemente. Durante el pasado 2018, el consistorio pidió 3.900 euros/año por la instalación del parque de los Jesuitas y su enorme terraza; es un bar que tiene el atractivo del parque infantil, la terraza y la afluencia todo el año. Y pidió 2.750 euros por el del campo de San Francisco, también un lugar de afluencia, con parque infantil al lado (ahora, recién renovado) y amplia terraza.