Los 500 días de pandemia en Salamanca: la situación cinco olas, 5.000 pacientes y 415.000 vacunas después
Cyl dots mini

Los 500 días de pandemia en Salamanca: la situación cinco olas, 5.000 pacientes y 415.000 vacunas después

Cribado masivo en Ledesma (Fotos: ICAL)

Los 500 primeros días son un viaje desde el impacto de una enfermedad desconocida a la recta final de la vacunación, que deberá dar paso a un futuro marcado por la persistencia del Covid.

Día 12 de marzo de 2020. Salamanca registra su primer fallecido por la entonces misteriosa enfermedad del coronavirus, después conocida como Covid-19. Sin saberlo, la provincia iniciaba esa jornada una larga travesía del desierto de la que ahora empezamos a ver el final, pero que no llega porque la enfermedad nos castiga cada vez que nos despistamos. La prueba, la quinta ola de contagios que (parece) empieza a remitir.

 

Desde entonces han pasado 500 días y el balance de la situación es un compendio de cifras que nunca nos imaginaríamos. Año y medio después, por el Hospital han pasado más de 5.000 enfermos, hay más de 36.000 casos confirmados, 2.000 de ellos son de residencias, se han totalizado 844 muertos en el complejo hospitalario, más de 600 en residencias entre confirmados y con síntomas compatibles y hemos puesto en marcha una campaña de vacunación que ha administrado más de 400.000 dosis en seis meses

 

Las cinco olas

La pandemia del coronavirus ha tenido cinco olas en Salamanca. La primera fue la más mortal, con un máximo de hasta 20 muertos al día en la provincia y picos de casi 400 ingresados en el Hospital. Con el tiempo hemos sabido que produjo un extra de mortalidad superior al 25%.

La segunda llegó tras la primera desescalada y el verano de 2020, que produjo un pico de ingresos de la mitad tanto en planta como en UCI. La tercera fue la de la Navidad, provocada por la movilidad y las reuniones sociales, sin límite por falta de restricciones, y que fue casi tan dura como la primera en ingresos y críticos, pero menos contundente en fallecimientos.

La cuarta llegó tras la Semana Santa y fue más leve al empezar a notarse el efecto de la vacunación en los mayores y por la experiencia previa, que llevó a decretar algunas medidas preventivas. Y la quinta es la actual, explosiva en casos, pero casi la más leve de todas en el Hospital y mortalidad.

 

La mortalidad

La cifra más controvertida. Durante meses fue difícil saber a ciencia cierta cuantas personas murieron por Covid, pero se ha podido ir aproximando. En el Hospital se han producido 844 fallecimientos confirmados. Parte de ellos son de mayores de residencias, a las que corresponden 410 con Covid confirmado por pruebas y 207 con síntomas compatibles; se han registrado casi 2.000 casos, así que su mortalidad real es mayor.

 

En cuanto al exceso de mortalidad, y contando los datos de 2020, se produjeron 1.371 muertes más que un año antes, con lo que la cifra total de fallecidos en la provincia salmantina alcanza los 5.347 (un 34,5 por ciento más). 

 

Hospital

A lo largo de este tiempo, han pasado por el Hospital de Salamanca más de 5.000 pacientes. El complejo tuvo que extender sus camas Covid y unidades de críticos hasta el límite. Se llegó cerca del colapso durante las peores semanas de marzo y abril. En total, 4.181 han logrado el alta hospitalaria y otros 844 fallecieron.

 

Enfermedad

En total, 49.110 personas han sido diagnosticadas en Salamanca por Covid a través de Atención Primaria. En los momentos más duros, hubo picos de más de 6.000 enfermos al tiempo. Entre 30 y 69 años ha golpeado a más del 10% de todos los tramos de edad: el que más, el de 50-59 años con un 15%.

 

Restricciones

Días después de la primera víctima mortal, la pandemia era un hecho y España decretó un estado de alarma con confinamiento estricto: durante semanas no se permitió salir de casa más que para actividades muy esenciales y la calle se vació. Después, hemos tenido de todo. Una primera desescalada el verano pasado y varias más, con un 'semáforo' para regularlas. Salamanca ha estado cerrada perimetralmente en el municipio capital, en la provincia, en otras localidades y regionalmente; ha tenido toque de queda durante meses; y restricciones duraderas a la actividad, desde la hostelería al comercio, hasta el punto de que algunas actividades han estado cerradas casi siempre. El uso de la mascarilla ha sido obligatorio, y sigue siéndolo, igual que la distancia y los geles de higiene.

 

Vacuna

La campaña de vacunación arrancó de manera simbólica el último día del año 2020 y ha arrojado unos resultados impresionantes. En estos momentos se han administrado más de 415.000 dosis y más de 200.000 salmantinos tienen la inmunidad completa; casi el 70% tienen ya al menos el primer pinchazo. Sus efectos fueron inmediatos: al mes de vacunados todos los mayores de las residencias dejó de haber casos en estos centros.

 

Futuro

A finales de este mes de julio, Salamanca habrá llegado al 70% de población con la pauta completa, el listón fijado para empezar a pensar en la inmundiad de grupo; a España le costará un poco más, pero será a mediados de agosto si se cumplen las previsiones. A partir de ahí, se abre un nuevo escenario. La enfermedad sigue transmitiéndose incluso si se ha pasado o estás vacunado, y hace enfermar incluso en el caso de los que tienen pauta completa, pero sus efectos son menores, aunque no inexistentes.

 

Lo más probable es que sea necesaria una tercera dosis de refuerzo en todas las vacunas y que, en el futuro, haya que seguir vacunándose de manera estacional, como con la gripe. A partir de ahí, lo que ocurra con la enfermedad es una incógnita: puede que desaparezca con otros coronavirus o que se quede con nosotros para siempre.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: