Los 2,8 millones de metros donde ya no se construirán pisos en Salamanca
Cyl dots mini

Los 2,8 millones de metros donde ya no se construirán pisos en Salamanca

Grandes espacios de la capital han pasado de urbanos a rústicos: ya no podrán albergar los pisos que estaban previstos. La falta de demanda y la pérdida de población los han devuelto a su estado original.

Cerca de 2,8 millones de metros cuadrados en las cuatro latitudes de Salamanca se quedan sin albergar pisos tras un cambio legislativo que ya es efectivo, y que refleja el frenazo del sector de la construcción residencial tras explotar la 'burbuja' del ladrillo. Los terrenos afectados están, como se puede ver en el mapa, en tres sectores urbanísticos de la ciudad, Las Peñiscas II (325.000 m²), Los Claudios (1.405.300 m²) y Los Pisones (1.068.200 m²).

 

Se trata de grandes zonas donde se había previsto la expansión urbana de Salamanca al calor de un Plan General redactado en pleno 'boom' inmobiliario, y que una década después de aprobarse se ha demostrado totalmente irreal. Millones de metros cuadrados que iban a albergar pisos pasarán ahora de urbano a rústicos ante la falta de planes para desarrollar construcción.

 

 

La crisis del 'ladrillo' ha frenado totalmente la construcción residencial en todo el país, y también en Salamanca. Muchos planes urbanísticos se han ido al traste y son miles las hectáreas previstas para urbanizar que todavía esperan planes de los respectivos municipios. Y en muchos casos la espera ha llegado a su fin: se han superado todos los plazos y terrenos urbanizables se han convertido automáticamente en rústicos.

 

La ley 7/2014 de rehabilitación, regeneración y renovación urbana de Castilla y León estableció un plazo de cuatro años para la ordenación de dichos terrenos y su desclasificación en caso contrario. El pasado 18 de octubre vencía el plazo de cuatro años establecido para aquellos terrenos clasificados como suelo urbanizable no delimitado.

 

En el caso de Salamanca, en total son 8.031.296 de metros cuadrados repartidos en doce municipios. El más afectado es la capital, donde 2.798.500 metros urbanizables pasarán automáticamente a rústicos al no haber desarrollado los planes obligatorios. Los terrenos afectados corresponden a las áreas de Las Peñiscas II, Los Claudios y Los Pisones, tres zonas donde se iban a desarrollar miles de viviendas. Todo el suelo que se desclasifica en la capital es de tipo residencial.

 

En Salamanca hay zonas que tenían que haber albergado la expansión urbanística de la capital y que no se han desarrollado por falta de demanda, caso de La Platina, el ensanche natural del municipio, donde no se ven apenas grúas; dos grandes parcelas destinadas a pisos se han cedido para hacer nuevas sedes educativas y de investigación. La reducción de población y el permanente éxodo juvenil han reducido las espectativas de crecimiento del parque de viviendas, y la ciudad alberga ahora miles de pisos vacíos.

 

El otro gran municipio afectado por esta desregulación es Aldeatejada, con 2.181.700 metros cuadrados que no podrán construirse. De ellos, 1,3 millones son suelo residencial y el resto, suelo industrial: eso frenará la promoción de viviendas y también la de suelo industrial. En Ciudad Rodrigo, cambian automáticamente de calificación 1.284.700 metros cuadrados, aunque buena parte corresponde con terrenos de uso terciario e industrial, aunque también lo hay de tipo residencial que se desclasifica.

 

En octubre de 2016, otros 23 municipios ya se vieron afectados por la desclasificación automática de suelo urbanizable y su cambio a suelo rústico común. Entonces más de cinco millones de metros cuadrados pasaron automáticamente de urbanizables a rústicos por falta de planeamiento.