Los 15 millones de uno de los mayores contratos municipales 'cambian de manos'

Una obra en el centro de Salamanca.

La actual concesión del contrato de calles y aceras, compartida entre Gecocsa y Aceinsa, pierde el contrato a manos de dos constructoras de la competencia.

La actividad de las comisiones municipales vuelven este martes por todo lo alto en el Ayuntamiento de Salamanca. Después de más de un mes sin comisiones, la primera del nuevo curso en contratación incluye dos de los mayores contratos municipales que se van a adjudicar hasta final de legislatura; en concreto, se resuelve sobre el contrato de pavimentos, cuyos 15 millones de euros de valor quizás se vean superados sólo por el nuevo contrato de parques y jardines.

 

El contrato de conservación y renovación de pavimentos municipales es más conocido por las labores que incluye, fundamentalmente, el asfaltado de calles y el arreglo de aceras; no es la única cuantía que gasta el Ayuntamiento en estas dos facetas, pero sí la más abultada en una sola adjudicación. El valor declarado es de 15,1 millones de euros. El concurso arrancó en marzo y, tras presentarse diez empresas, ha ido pasando trámites. El 16 de julio se analizó la oferta técnica, donde quedaron eliminadas cuatro empresas.

 

En pleno mes de agosto, el día 8, la comisión de contratación se reúne con las valoraciones económicas y se deja fuera a una competidora por una baja económica desproporcionada. En el mismo acto se propone adjudicar el contrato, y ahí es donde viene el cambio. La mesa propondrá este martes a la comisión de Contratación un dictamen en el que el contrato de pavimentos cambia de manos.

 

Según la valoración hecha, la mejor oferta corresponde a la unión de empresas de Martobar y San Gregorio, que le arrebatan el contrato a la actual concesionaria, la UTE formada por Gecocsa y Aceinsa. Las ganadoras son una empresa habitual de las obras del Ayuntamiento de Salamanca (ahora mismo está haciendo la del paseo de Canalejas) y una gran empresa de Zamora. Se han impuesto por menos de 4 puntos a la actual concesionaria.

 

Martobar y San Gregorio se llevan el contrato por cuatro años con una oferta en la que han hecho una baja del 9% en el coste fijo, y del 44% y el 21% en precios de las unidades de obra. Además, han ofrecido fresar 90.000  metros cuadrados de firme cada año. El precio final es de 1,3 millones de euros. De momento este año está previsto que perciban unos 300.000 euros como parte de este contrato.