Lorena Martín: "Si ya es difícil ser deportista, ser deportista y mujer mucho más"

Lorena Martín, entrenando en las pistas del Helmántico (foto: M.Pedrosa)

“Para mí el atletismo es una droga, si lo haces bien es muy difícil dejarlo”. La historia de Lorena Martín, la heroína salmantina.

Es luchadora, valiente, guerrera, enérgica y amable, organizada y también responsable. Lorena Martín, atleta salmantina y actual campeona de España sub 23 en los 800m lisos, con una marca de 2’ 07’’80, busca conseguir su sueño de ser internacional y tras cuatro años en Estados Unidos, se desplaza a la capital castellanoleonesa para entrenar con uno de los grandes, Uriel Reguero.

 

 

Empecé en el atletismo cuando tenía trece años, me gustaba ver las carreras populares y a través de eso empecé a entrenar por mi cuenta. Un día, fui a una carrera popular y ahí, mi entrenador de toda la vida, Lucio Rodríguez, se fijó en mí, por lo que empezó mi carrera en el mundo del atletismo. Me fichó para su equipo y en el primer año ya fui a los nacionales.

 

Entre sus dos manos no puede contar todos sus logros pero, sin embargo, sí lo puede hacer con sus “casi” internacionalidades. Nunca he sido internacional con la española, una vez me quedé a dos centésimas, otra vez se clasificaban las seis primeras y quedé séptima...No he tenido mucha suerte. En juvenil, cuando gané el Campeonato de España me quedé a menos de seis centésimas de alcanzar la internacionalidad. Este año, me he quedado a treinta centésimas….

 

Parece mentira, como muchas veces dejamos pasar nuestro tiempo y el hecho de que se cumpla el sueño o no de una persona se encuentre en apenas unas centésimas. Lo hacen para subir el nivel, pero la cosa es que si no apoyas la base del atletismo, no puedes subir el nivel. En el Campeonato de España Juvenil, gané por cuatro segundos, pero España no llevó representante al mundial, porque nadie hizo el tiempo que habían establecido, era una barbaridad. No te llevan a un europeo o a un mundial para que te quedes en semifinales.

 

Cuando acabó el instituto decidió irse, ¿por qué? Necesitaba un cambió de motivación, me había quedado estancada, había ganado los Campeonatos de España, pero tampoco me suponían una gran ilusión. Una vez que llegaba y no era internacional…me frustraba un poco. Si me hubiese quedado aquí, probablemente habría dejado el atletismo por la Universidad, no podría haberlo compaginado. Quería aprender un poco más del atletismo y por eso me fui y además, a la división del atletismo más importante del mundo. ¿Mucha diferencia? Allí, el atletismo es muy diferente a aquí, porque al tener una beca se convierte en nuestro trabajo. Así, a todas las competiciones que vayas lo tienes que hacer bien, ya no es que lo hagas para ti, lo haces por tú equipo. Tienes muchísima más responsabilidad que aquí. Allí, al ponerte un sueldo te ponen expectativas también.

 

Porque aquí…Aquí nunca he cobrado por competir. Este año que soy absoluta y ya tengo representante, empezaré a cobrar un fijo. Cuando eres más pequeño cobras por resultados, todo depende de los resultados. Sin embargo, yo al ser campeona de España no recibí nada, creo que una vez obtuve una beca por la selección de Castilla y León y me dio para las zapatillas.

 

"Creo que una vez obtuve una beca por la selección de Castilla y León y medio para las zapapatillas"

 

 

Entonces…¿realmente están cambiando las cosas? Yo creo que estamos viviendo un cambio importante en el atletismo español. Ahora las estrellas tienen 23 y 24 años, antes eran más mayores. Yo he entrenado con Álvaro de Arriba cuando competía en los juegos escolares y no es el futuro del atletismo, es el presente. Ahora el atletismo español es totalmente joven, lo que no sabemos es que va a pasar, si esa gente joven que está despuntando en las categorías inferiores va a llegar a Tokio y va a ser el brillo del atletismo español. Cantera hay.

 

Pero claro, cuando llega la universidad, cómo dijo antes, es cuando hay que elegir…Exacto, es ahí cuando llega el problema, pero creo que ahora se está fomentando muy bien el atletismo. En Getafe, por ejemplo, en el Campeonato de España absoluto estaban las gradas a reventar, yo nunca había estado en un Campeonato de España sin que hubiera entradas. A la gente que le gusta el atletismo popular, también muestra interés por el atletismo profesional. Se va uniendo todo un poco. Estamos en ello. No podemos exigir que nos pongan portadas, aunque gente como Diego (subcampeón de Europa 20 km marcha) se las merezca, porque estamos en España y el fútbol es lo máximo. Sin embargo, se está trabajando para que esto cambie y lo hará.

 

¿Y vivir de ello? Ahora mismo no, para poder hacerlo tendrías que ser una persona como Álvaro, no solo ser constante en todas tus competiciones, sino también ser consistente. Yo nunca he sido internacional, así que sería descabellado que dijera que puedo vivir del atletismo pero, ahora que empiezo a entrenar en serio, si llega un año en el que despunto, pues a lo mejor hay que planteárselo, hasta entonces…pasos de plomo. Si me hubieras preguntado hace dos años te hubiera dicho que iba a dejar el atletismo. Yo me decía: acabo la universidad y me planto. Pero claro, acabas, eres campeona de España y piensas y ahora qué, ¿lo dejó?

 

Por supuesto que no.  No, yo tengo ganas porque veo a gente de mi edad que lo está haciendo muy bien. Me motiva. Yo también puedo. Tan bonito…pero,  ¿qué se sacrifica? Nada, el atletismo nunca me ha quitado nada, siempre me ha dado mucho más. Yo he dado un montón al atletismo, pero no creo que me haya quitado nada. Hay tiempo para todo. Y el entorno, ¿lo entiende? La verdad es que no, lo intentan, pero nunca lo llegas a entender si no eres deportista. Ahora mismo estoy en el mejor momento  porque he aprendido a separarlo todo. A mis amigas del instituto jamás les hablo del atletismo, aunque sea alrededor de lo que gira mi vida, con ellas hablo de otras cosas de mi día a día. Incluso cuando llego a casa, tampoco hablo de atletismo, si estás constantemente hablando de lo mismo…al final estalla. Poco a poco aprendo yo y aprenden también mis padres. Todos los años es distinto, cuanto más subes más raro es.

 

Todo lo que hay detrás de un segundo…y no olvidemos el deporte y la mujer, ya es difícil ser deportista pero ser deportista y mujer es todavía más. En el mundo del atletismo depende, tanto de campeonatos como de competiciones. A mí, por ejemplo, no me gusta cuando vamos a campeonatos y que solo pongan la carrera de los hombres. ¡Cortan cuando es la carrera de las mujeres! Sí, increíble. Sí es verdad que ahora se está apoyando más el deporte femenino, pero en general, se piensa que las mujeres deportistas vamos a lucirnos en vez de a ser deportistas de verdad. ¿Alguna obligación de vestuario? A mí en el tema del vestuario nunca me han dicho nada, hago lo que quiero. 

 

¿Y el futuro? Tenemos en noviembre el clasificatorio para el Europeo en Atapuerca y estamos trabajando en ello, voy a por ello, pero tienes que tener el día mágico también. En un 800 te juegas el trabajo de un año en 2 minutos, te colocas mal o te metes por dentro cuando tienes que ir por fuera…y adiós. Un Campeonato de España lo gana la más inteligente, cuando llegas a una final, correr corremos todas, la que gana es la que mejor sabe leer la carrera, a las rivales y sabe colocarse.

 

Pues eso, si cambiamos las cosas, si cambiamos el mundo, que sea por gente como Lorena Martín. 

 

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: