¿Lobos solitarios? Nada que ver...