Lo que se sabe del Unionistas Stadium y del proyecto social del club para su nueva casa

Todavía no está en presupuestos, pero ya se conocen algunos detalles del nuevo campo de fútbol del Zurguén para el que Unionistas se reserva iniciativas sociales como entrenamientos en inglés o clases de refuerzo para los chavales.

El anuncio de un nuevo campo de fútbol en el Zurguén fue una de las sorpresa de finales de 2017. El Ayuntamiento de Salamanca se sacó de la manga la construcción de un nuevo terreno de juego para albergar al club Unionistas CF aunque todavía no ha sido capaz de arreglar en tiempo y forma del deteriorado césped del campo de Garrido... Mientras eso se soluciona, ya se conocen algunos detalles del proyecto que está en ciernes, aunque el equipo de Gobierno se resiste a darlos incluso a los concejales de la oposición: en comisión informativa el concejal de Deportes y el de Cultura responden con cuentagotas, aunque algo se va sabiendo.

 

En primer lugar, decir que la ejecución de este nuevo campo no aparece en la lista de inversiones de los presupuestos de 2018. Según el Ayuntamiento, el objetivo era tenerlo operativo para la temporada 2018/2019, algo técnicamente complicado por la duración de las obras (no menos de tres meses sólo para poner el césped artificial) y lo poco que realmente queda para la nueva temporada. Aunque hoy se presentara el proyecto, hay que licitar la obra, contratarla y ejecutarla.

 

Sobre la ubicación, se conoce sólo lo obvio: estará en el barrio del Zurguén. Eso es algo con lo que el club está totalmente conforme, por encima de posibles comentarios sobre un exilio. "Estaríamos encantados de ser el equipo del Zurguén", dice Tom, segundo entrenador y uno de los elementos capitales del club. El club blanquinegro ya ha sido contactado por el Ayuntamiento para ofrecerle algunos detalles ya que es el más afectado por la falta de un campo 'propio': tiene más de 300 chavales en todas sus categorías y tiene que tenerlos repartidos por media ciudad.

 

En cuanto a los usuarios, se plantea este campo como solución a las necesidades de Unionistas, que actualmente tiene a sus numerosos equipos jugando y entrenando en tres campos diferentes: Rosa Colorado, Helmántico y Aldehuela; se gastan 20.000 euros al año en horas de campos para poder albergar todos sus equipos. En el Zurguén tendría su nueva 'casa' en el mismo régimen que otros clubes que tienen en exclusiva otras instalaciones de propiedad municipal: a día de hoy, Unionistas es el único que no la tiene. El régimen sería similar al de otros casos, ya que gestionarían acceso y se harían cargo del mantenimiento básico, pero dejarían de pagar por uso, lo que redundaría en bajar la cuota a las familias de los jugadores de cantera.

 

Sobre el campo en sí, al parecer será de hierba artificial... y el resto son dudas. Con un solo campo, va a ser difícil que un club con el volumen de cantera de Unionistas pueda apañarse, cuando ahora necesita varias instalaciones. Además, hay que tener en cuenta que hace falta cierta capacidad de grada para acoger los partidos del primer equipo, que por otro lado aspira a subir a Segunda B. Esto amplía las necesidades hacia una pequeña ciudad deportiva, con un campo principal con grada, campos anexos e instalaciones como vestuarios u oficinas. También hay otra alternativa: que se pueda usar el campo de fútbol ya existente en el barrio y que cuenta con césped artificial.

 

Unionistas considera imprescindible una grada con un mínimo de los socios que ya tiene, que rondan los 2.500, y así se lo ha hecho saber al Ayuntamiento. Pero también quiere crecer. "Sería perfecto un mini estadio con 4.000-5.000 personas de aforo" aunque "nos apañaríamos con lo que nos den", dice Tom. "En el momento que tengamos nuestro propio campo, municipal, vamos a ganar en identidad y vamos a crecer en número de socios", asegura. Contar con una instalación lo más completa posible facilitaría la intendencia: ahora hay que tener repartido por tres campos el material, por no hablar de los equipos, y con sede se podría incluir una pequeña lavandería, oficinas...

 

Tom, que destaca la buena predisposición municipal para el proyecto, no cree que pueda existir polémica sobre si el Zurguén necesita otro campo de fútbol (ya tiene uno) cuando le falta centro de salud que, por otra parte, es competencia de la Junta; este proyecto se ha recuperado al fin y 2019 puede ser su año, tras tener para 2018 una pequeña partida en los presupuestos. El portavoz de Unionistas pone sobre la mesa el proyecto social del club, que no incluye sólo el fútbol del primer equipo, sino más de 300 chavales haciendo deporte y propuestas como clases de refuerzo o entrenamientos en inglés que ponen a disposición del barrio.