Lo importante no es lo que se come, sino cómo se come