Lluvia gélida, deshielo, viento y nieve, pero no frío: otro episodio de clima adverso para los próximos días
Cyl dots mini

Lluvia gélida, deshielo, viento y nieve, pero no frío: otro episodio de clima adverso para los próximos días

Labores de limpieza de nieve y hielo en la ciudad de Salamanca

Protección Civil prevé deshielos, nevadas y vientos fuertes en las próximas horas en la Comunidad.

La Agencia de Protección Civil de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha informado este miércoles de la aparición de fenómenos meteorológicos adversos en forma de deshielos, vientos fuertes y nevadas durante las próximas horas en Castilla y León. En concreto y según la información de Protección Civil, este miércoles, 20 de enero, se esperan precipitaciones débiles, más intensas en el noroeste y suroeste, que en la vertiente sur del sistema Central podrán ser persistentes.

 

No se descarta que, ocasionalmente y de modo local en puntos del oeste, la lluvia se pueda congelar en el suelo, la conocida como lluvia gélida, y la previsión es que las precipitaciones se extienda de forma dispersa al resto. La cota de la nieve se situará sobre los 1.000 o los 1.200 metros y subirá a los 1.600 o 1.800 metros. Asimismo, Protección Civil informa de probabilidad de nevadas en el sistema Central de Ávila y Segovia, Cordillera Cantábrica de León y Palencia, y en Sanabria.

 

Las temperaturas experimentarán un ascenso generalizado, que puede ser notable, salvo las máximas en el sureste y este, donde pueden bajar. Asimismo, se prevén heladas débiles en zonas altas y en montaña y vientos del sur girando al suroeste, con intervalos de fuertes y con rachas muy fuertes en zonas de montaña y zonas próximas y riesgo de deshielos.

 

Ya el jueves, día 21 de enero, hay probabilidad de precipitaciones débiles, que serán más frecuentes e intensas en el oeste y en zonas de montaña y más ocasionales en el resto de la Comunidad. La cota de nieve se situará entre los 1.800 y los 2.000 metros y bajará al final a unos 1.200 metros en el norte.

 

Se esperan temperaturas en ascenso, que localmente puede ser notable; heladas débiles en zonas altas de montaña y vientos del sur y suroeste, con intervalos de fuertes y con rachas muy fuertes, y se mantiene el riesgo de deshielos.

 

Por su parte, la previsión para el viernes es de precipitaciones generalizadas en la primera mitad del día, que se irán desplazando de oeste a este, y serán más intensas en el noroeste, con tendencia a intervalos nubosos a últimas horas y a cesar las precipitaciones. La cota de nieve estará entre los 1.600 y los 1.100 metros. El fin de semana comenzará con temperaturas en descenso, heladas en zonas de montaña y vientos del oeste. 

 

Finalmente, la previsión para el sábado apunta a probabilidad de precipitaciones débiles generalizadas, más frecuentes en montaña. La cota de nieve estará sobre los 1.200 metros, si bien Protección Civil precisa que subirá "rápidamente" por encima de 2.000 metros, para descender de nuevo al final del día en el noroeste a unos 1.500 metros.

El día 21 de enero las temperaturas mínimas permanecerán sin cambios mientras que las máximas registrarán un ligero ascenso. También se prevén heladas débiles en montaña y vientos del sur y suroeste.

"Se trata de una información dirigida a la población, las autoridades de Protección Civil no tienen declarada ninguna alerta basada en esta previsión", aclaran las mismas fuentes.

Imprimir