Llega la Nochevieja Universitaria y con ella el inevitable 'macrobotellón'

Salamanca celebra, un año más, la fiesta universitaria en la que se darán cita más de 40.000 jóvenes sin que ni el Ayuntamiento sea capaz de garantizar que no vaya a ocurrir nada y con la indignación de los hosteleros de la Plaza por no poder vender vasos de plástico y por no poder colocar las terrazas en toda la jornada. Indignación entre los grupos de la oposición.

Un año más, cerca de 40.000 jóvenes se darán cita en la Nochevieja Universitaria de Salamanca, que se celebrará en la Plaza Mayor y el centro de la ciudad, para llegar a convertirse en uno de los 'macrobotellones' de mayor dimensión en el ámbito nacional, tal y como ha ocurrrido en ediciones anteriores.

 

Así, desde primera hora de la tarde, el centro de Salamanca se convertirá en un continuo hormigueo de jóvenes poblando las calles del centro, los bares adheridos a no a esta fiesta y, como no, en la Plaza Mayor, centro neurálgico de una celebración de una empresa privada que cuenta con el beneplácito del Ayuntamiento, pese a que le cuesta a todos los salmantinos más de 20.000 euros y que ofrece una imagen de Salamanca basada en el turismo de borrachera.

 

Asimismo, la Nochevieja Universitaria ha provocado la indignación entre los hosteleros de la Plaza Mayor ante la prohibición de vender vasos de plástico y el hecho de tener que retirar durante toda la jornada las terrazas de su puesto habitual. Además, la sociedad salmantian no está de acuerdo con esta celebración que está sujetada por los jóvenes que lleguen desde otras zonas, que apenas pernocta en la capital y que llega con 'bonos' cerrados, por lo que el impacto económico en la capital no es ni mucho menos el que pregona la organización.

 

También ha mostradom su rechazo el colectivo Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio que calificó esta celebración como un "castigo" para la ciudad de Salamanca.

 

A este hecho hay que sumarle el hecho de tener que contar con horas extra en los servicios de limpieza y en los agentes de Policía Local y Nacional, además de contar con la ayuda de agentes de otras provincias e incluso del país vecino, Portugal. Todo ello, con unos controles que obligan a cerrar la práctica totalidad del centro ya que la organización solo tiene permiso para 'meter' en el ágora salmantina a 22.000 personas, la mitad de las que harbá en la zona durante la noche de este 15 de diciembre. Igualmente, se han tenido que reforzar los servicios sanitarios en el Hospital y La Alamedilla.

 

Y, para más inri, ni el concejal delegado de Policía, Fernando Rodríguez, ha sido capaz de asegurar que la ciudad no viva un botellón de grandes dimensiones, tal y como denunció la agrupación Ganemos Salamanca, en contra de esta celebración y de la imagen que proyecta Salamanca al exterior.

 

ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

 

Por otro lado, el pasado 7 de octubre, la Universidad de Salamanca (Usal) presentó un estudio en el que aseguraba que el 40% de los estudiantes son bebedores de riesgo, añadiendo además, lo siguiente: "El catedrático de la Universidad de Salamanca Francisco Javier Laso Guzmán, coordinador del Grupo de Alcohol y Alcoholismo de la SEMI indicó que "las intoxicaciones etílicas son más frecuentes en el horario nocturno de los fines de semana, o con ocasión de acontecimientos multitudinarios tales como la Nochevieja universitaria". De hecho, en los cuatro últimos años de esta celebración, se atendió una media de 21,5 intoxicaciones etílicas por año, y se incrementó en un 50% la actividad asistencial global en Urgencias en comparación con una noche normal.

Noticias relacionadas

¿Apruebas la celebración de la Nochevieja Universitaria en Salamanca?