Llega el momento de partir

Los doce salmantinos de la Operación Añoranza vuelven al otro lado del “gran charco”. Durante dos semanas han recordado la niñez, unos momentos que no olvidarán
“Ha sido hermoso”, es uno de los comentarios que se ha repetido continuamente durante la mañana de este lunes en el Palacio de La Salina de Salamanca, donde se ha celebrado al acto de despedida de la presente edición de la Operación Añoranza.

En esta ocasión, han participado doce personas, ocho de la zona de Buenos Aires y cuatro de Mar del Plata, que han visitado la ciudad de Salamanca y los municipios de la provincia, “recordando momentos muy bonitos”.

El presidente de la Diputación Provincia, Javier Iglesias, ha estado presente en el acto oficial de despedida, en el que las ha animado a firmar en un libro de la institución, como recuerdo de su paso por la Operación Añoranza, y les ha entregado un obsequio.

Iglesias les ha agradecido su visita y les ha pedido que recuerden a sus “vecinos” de Salamanca cuando estén de nuevo en sus casas en Argentina. Además, ha valorado que los salmantinos sepan que hay gente al otro lado del Atlántico interesada por lo que ocurre en la provincia.

Durante los últimos días han disfrutado de visitas guiadas por la capital salmantina y por la provincia, además han contado con días sin actividades programadas para poder estar en sus lugares de origen, junto a familiares.

De los asistentes, Amparo García, procedente de Buenos Aires y que nació en Salamanca, ha sido la más veterana de Operación Añoranza en 2011. El más joven, Manuel González, de 61 años, que también vive en la zona de Buenos Aires.

Cuatro de los presentes nacieron en Salamanca capital, dos en Garcibuey y uno en cada uno de los municipios Valdefuentes, Mieza, Cepeda, Horcajo de Montemayor, Valdelacasa y Parada de Rubiales. En cuanto a sus lugares de residencia actuales, ocho viven en la zona de Buenos Aires y cuatro en Mar del Plata.