Lío en la lonja con el vacuno: los intermediarios se ausentan entre acusaciones de querer aprovechar "el río revuelto"

Mercado de Ganado (Foto: Chema Díez)

COAG pide a la Diputación que suspenda la lonja ante la imposibilidad de fijar precios. Los intermediarios no acuden y los ganaderos temen que se quiera negociar a la baja.

Los tratantes e intermediarios de ganado han pedido a la Diputación de Salamanca que se suspenda la celebración de la Lonja provincial porque los precios de vacuno de carne y de vida que se están negociando se han desnaturalizado como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus. Así lo manifiesta COAG en una nota de prensa en la que acusa a los intermediarios de querer negociar a la baja hasta 100 euros el precio de cada termero.

 

Hace unos días TRIBUNA informó de la delicada situación de los ganaderos de Salamanca, que han visto cochinillos, corderos o vacuno de 'cortes nobles' con los chuletones habían bajado su venta ante el cierre de bares y restaurantes por el coronavirus, y pedían medidas de estímulo del consumo en hogares para no abocar a la ruina a las explotaciones.

 

Sí considera que se han ralentizado mínimamente las operaciones en artículos como pieles, por el cierre de la industria automovilística o menudos, por el cierre de bares y restaurantes, pero que la venta del resto de productos funciona plenamente. De hecho, los máximos representantes de la Lonja de Salamanca han reconocido que los cuartos delanteros y traseros ha crecido ligeramente su venta. Y lo mismo ha ocurrido con la exportación, mientras que los animales salen con absoluta normalidad de los cebaderos y de las fincas.

 

La parte compradora en la Lonja de Salamanca alega que ha pretendido consensuar un nuevo precio que responda a esta, según ellos, “situación de crisis” pero no han podido. "Para COAG Castilla y León consensuar significa acordar, no bajar entre 80 y 100 euros el precio de cada ternero que sale del cebadero o de las fincas", dice en una nota de prensa la asociación.

 

De momento la Lonja de Salamanca, que es referente de precios en muchas provincias, que se sigue celebrando a pesar de la situación, ha desarrolado su última sesión sin intermediarios y los ganaderos temen que vayan a las fincas a negociar personalmente con los ganaderos precios muy a la baja, porque en este caso, los ganaderos no tendrían capacidad de maniobra.

 

COAG por todo ello, está viendo que la pretensión de los intermediarios es aprovechar el río revuelto que ha generado el coronavirus para sacar tajada del comercio de su carne y quiere desmentir tajantemente las informaciones que están lanzando relativas a la paralización del mercado, asegura en una nota la organización.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: