Licencia de primera utilización para el Mercado Central un año después de terminar las obras

Mercado Central de Salamanca.

La comisión de Fomento estudia hoy la licencia de primera utilización del Mercado Central, imprescindible para comprobar que las obras de reforma del año pasado se ajustaron a lo previsto. El mercado reabrió en mayo de 2015.

La comisión de Fomento del Ayuntamiento de Salamanca estudia hoy la concesión de la licencia de primera utilización del Mercado Central casi un año después de que concluyeran las obras de reforma a las que se ha sometido el centenario edificio y que costearon los propios comerciantes. En esas obras se llevaron a cabo tareas para rehabilitar su estructura y también para adaptarse a algunas exigencias de sanidad y que el mercado pudiera seguir abierto. El mercado reabrió sus puertas en mayo del año pasado tras casi seis meses de obras.

 

Esta licencia tiene por objeto comprobar que las obras realizadas se ajustan a la licencia concedida y que el edificio se encuentra en condiciones de ser utilizado. Lo curioso es que las últimas obras del Mercado Central terminaron hace casi un año, y volvió a abrir sus puertas en mayo de 2015. Se trataba de acondicionar el recinto a las exigencias de sanidad con nuevos baños y el cierre de la cúpula), de instalar un nuevo pavimento y retirar el de cemento colocado en su día y de frenar el deterioro de las estructuras metálicas que soportan el centenario edificio y que se habían comprobado en una serie de estudios.

 

Tras desalojar a los comerciantes, parte de los cuales se trasladaron a un local cercano, en enero empezaron las obras y durante su ejecución se comprobó que el deterioro estructural era mayor del previsto. Esto ha engrosado la factura final de la rehabilitación: ha pasado de 450.000 euros de presupuesto a los 700.000 euros. Sin embargo, el Ayuntamiento no ha querido colaborar con los comerciantes y se ha limitado a la ayuda inicial pactada para costear el traslado de parte de ellos a otro local.