Actualizado 10:29 CET Versión escritorio
Salamanca

Lenteja y Garbanzo: una campaña para olvidar en Salamanca

EL DATO

Las leguminosas por excelencia en la rpovincia de Salamanca no atraviesan por su mejor momento, con precios inexistentes o por debajo del nivel de campañas pasadas.

Publicado el 20.08.2019

La Lenteja de la Armuña y el Garbanzo Pedrosillano no atraviesan por su mejor momento, ni mucho menos. Su nula o escasa producción debido a la sequía ha dejado a las leguminosas por excelencia en una situación muy delicada, que también ha influido de una manera negativa en su precio, muy bajo o inexistente.

 

Este hecho ha quedado claro en la nueva sesión de la lonja provincial celebrada este 19 de agosto en Salamanca, donde el Garbanzo inició su cotización a 525 euros la tonelada, mientras que la Lenteja ni siquiera ha llegado a cotizarse por nulo nivel productivo.

 

"El precio será de referencia y me inclino por 700 euros por garbanzo limpio y seleccionado. En cuanto a la paja, se ve ya el déficit que hay y ojalá ayude el tiempo”, señaló el agricultor Juan del Pozo.

 

"Para el garbanzo, o se pone ya o no lo ponemos… nos movemos en ese baremo (600 euros) y hay partidas que se pueden pagar a más. Pero el producto es escaso”, aseveró el vocal Raúl del Brío.

 

"Para el garbanzo he escuchado incluso precios de 400 euros, pero me molesta que se le dé poca importancia a otros cultivos como la paja, que sí hay”, espetó el comprador José Antonio Marcos.

 

A la hora de la verdad y tras escuchar a las partes, el Garbanzo Pedrosillano fijó su cotización en 525 euros, uno de los niveles más bajos de las últimas campañas. No en vano, en 2001 cotizaba a 570 euros, por los 740 de 2012, los 615 de 2014, los 650 euros de 2016 o los 600 de 2018.

 

 

Por su parte, el caso de la Lenteja de la Armuña es mucho más delicado porque la sequía ha dado al traste con toda la producción, y el Consejo Regulador se verá obligado a 'tirar' del stock de la pasada campaña para poder abastecer a una parte del mercado.

 

 "Por suerte, existe un stock de lenteja de la campana de 2018, que es la que vamos a sacar al mercado, con la poca que ha habido en el presente ejercicio. Contamos con cerca de 150 toneladas almacenadas y si le sumamos todo lo de esta campaña, quizá podamos comercializar 350 toneladas, que no abastecerán al mercado, ni mucho menos". Este dato se refiere a solo un tercio de la producción media de una campaña "normal", explicó a este diario el 12 de agosto Nicolás Armenteros, director técnico de la asociación Legumbres de Calidad.

 

Para más inri, la Lenteja de la Armuña no tiene precio en la actualidad ya que los vocales de la mesa de cereales optaron por no cotizar ante la situación de este cultivo. lejos, muy lejos quedan los 1.345 euros a los que cotizaba esta leguminosa en 2011, por los 1.270 de 2012, los 1.200 de 2014, los 1.100 de 2016 o los 900 de 2018.

 

Ésta es la cruda realidad de la lenteja y el garbanzo en la provincia de Salamanca.

COMENTARComentarios