Le roban su furgoneta mientras descargaba pedidos en un supermercado

El suceso tuvo lugar en el aparcamiento de la Avenida Padre Ignacio Ellacuría.

La Policía Nacional ha detenido en la tarde de ayer en la Avenida Padre Ignacio Ellacuría a un varón de 32 años, al que le constan seis detenciones anteriores, como presunto autor de un delito de hurto de uso de una furgoneta, cuando se encontraba aparcada y con las llaves puestas en la calle La Alberca, mientras su conductor descargaba productos de un pedido en un supermercado.

 

Los agentes acudieron a requerimiento de la Sala del 091, ante la comunicación telefónica de la sustracción del vehículo, comenzando las gestiones que permitieron su localización en un aparcamiento de la Avenida Padre Ignacio Ellacuría, encontrándose dentro de la furgoneta el joven detenido, al que en el cacheo de seguridad se le intervienen en un bolsillo del pantalón las llaves de arranque, en otro un teléfono móvil y un Cutter propiedad del dueño del vehículo y en una mochila productos de alimentación y otros que se encontraban en el mismo.

 

El detenido será puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia con las diligencias policiales que se tramitan.

 

DETENIDO POR DESTROZAR VEHÍCULOS

 

La Policía Nacional ha detenido a las 02:30 horas en el Paseo del Rollo a dos varones de 21 y 20 años, como presuntos autores de delito de daños causados en cinco vehículos estacionados en el mismo paseo y en las calles Plasencia y Peñafiel, a los que habían fracturado espejos retrovisores y a algunos de ellos las lunas, encontrando empotrado en uno de los coches afectados un tablón de madera utilizado para causar los desperfectos.

 

A la llegada de los funcionarios una pareja que había sido testigo de los hechos y el propietario de uno de los vehículos afectados tenían detenidos a los dos jóvenes, de nacionalidad hondureña, a pesar de la resistencia que estos ofrecían y las amenazas que proferían contra ellos, que posteriormente reiteraron contra los agentes, a los que arremetieron y de los que solicitaban su número de identificación porque consideraban su actuación como un abuso de autoridad.