Le faltó tener una Valdemoro

DECISIVA. Amaya, con siete puntos en el último cuarto y una asistencia vital a Milton, fue crucial. UNA VEZ MÁS. Avenida volvió a caer de nuevo ante Ros Casares en los minutos finales.
ISABEL DE LA CALLE

El de ayer, junto con la final copera, era sin duda el más importante del año porque iba a definir al vencedor de la Liga regular, con lo que eso conlleva. Por esta razón, la tensión volvió a estar patente en todo el choque y quizá explotó al final por donde no debió: con los feos gestos de Snell y Milton, que quizá no saben ganar.

El choque en sí comenzó con las primeras canastas logradas por Sancho Lyttle por parte de Avenida y Erika de Souza por parte de Ros Casares, aunque paradójico no fue ése el camino que siguieron ambos equipos en el arranque del partido.

De hecho, la poste caribeña estuvo tan maniatada por Delisha Milton, que para lograr alguna posibilidad de tiro tenía que salirse a casi cinco metros de canasta, donde el daño que produce en el rival es mucho menor. Además, con Lyttle fuera de la bombilla, las posibilidades de rebote ofensivo se reducían considerablemente.

En cambio, en estos primeros compases del juego fue Alba Torrens la que tomó la responsabilidad ofensiva al darse cuenta de que es letal penetrando y no tanto tirando desde 6,25 metros.

En tareas defensivas, ambos equipos estaban rayando a un gran nivel, si bien destacó el trabajo de Anke de Mondt sobre Amaya Valdemoro, a la que detuvo en la segunda parte del primer cuarto cuando sustituyó a Snell y provocó que perdiera hasta 6 balones al descanso.

Pero lo mejor para Avenida estaba por llegar: en el segundo cuarto, las charras firmaron diez minutos impecables con un 33-15 final que las llevó a tener 14 puntos de renta al descanso.

Para que las charras lograran este hito tuvieron que darse muchos factores a favor. Lo primero, unos minutos magníficos de Emilija Podrug que de salida no sólo anotó, sino que forzó una falta en ataque de Erika (era la tercera) y se mostró muy seria en defensa.

El acierto exterior de Le’Coe Willingham fue también letal para las valencianas, ya que la americana anotó más desde fuera que debajo de aro, donde hasta el descanso sólo consiguió una canasta.

La circulación del balón fue también favorable a Avenida, que logró iniciando la jugada con el alero y los dos postes arriba sorprender a Ros.

En el tercer cuarto, la suerte fue más esquiva para Avenida, que no estuvo tan afortunado como en el segundo parcial. Las locales no lograron ver aro a excepción de Sancho Lyttle (y una canasta de Silvia Domínguez), mientras que las fuerzas valencianas se multiplicaron, apareciendo Vesela (casi inédita hasta el momento). Y la reacción de Ros tuvo aún más mérito si se cuenta con que Erika hizo su cuarta falta en el minuto dos de este parcial y Cantó la reservó desde entonces en el banco.

Con sólo tres puntos de diferencia a favor de Avenida comenzó el cuarto definitivo. Ros Casares continuó con su tendencia ‘al alza’ hasta ponerse por delante en el marcador por primera vez desde los minutos iniciales en el cuatro de este parcial (58-59). En estos instantes fue Amaya Valdemoro, casi desaparecida en todo el encuentro la que volvió a aparecer anotando cuatro puntos y dando una gran asistencia a Delisha. Más tarde, a falta sólo de dos minutos su tercera canasta en juego fue un triple que dejó noquedas a las charras (66-68). Avenida no supo ganar este partido ni jugar con cabeza los últimos minutos, mientras a las valencianas, con mucha más experiencia, no les tembló el pulso.