Laura Gil, siempre en mi equipo o como ser la 'MVP' en la sombra

De principio a fin, impresionante torneo de la pívot murciana de Perfumerías Avenida. La más regular de la cita y la mejor interior de la Copa de la Reina.

Laura Gil, jugadora de Perfumerías Avenida (Foto: Arai Santana)
Ver album

Solo puede haber un 'MVP' y suele premiar a la mejor jugadora de la final o aquella que más destaca en el apartado estadístico pero para ganar un título hace falta un equipo y, sobre todo, regularidad y eso es lo que define a la que en el cómputo general de los tres encuentros ha sido la mejor de la Copa de la Reina de Salamanca 2020: Laura Gil Collado. 

 

La jugadora nacional que más medallas ha ganado con la selección -en diferentes categorías-, aquella que cuando llega a las finales apenas sabe qué es perderlas, ha brillado a un nivel excelso durante toda la Copa, en la línea de lo que viene siendo su temporada. 

 

Una constante en el juego de Gil, no da un balón por perdido (Foto: Arai Santana)

 

En la final, Laura Gil ha anotado tres puntos y muchos se fijarán solamente en ese dato estadístico pero durante los 31 minutos que ha estado en pista ha capturado seis rebotes, ha recuperado tres balones, ha recibido seis faltas y es que nadie podía con ella bajo el aro. Poderosa ante las pívots de Girona a las que ha ganado la batalla en colaboración con Fagbenle y, sobre todo Hof.

 

Las segundas opciones que gana con esas capturas dan vida al equipo, como cada balón que lucha y eso es una constante en su carrera y lo ha sido en la cita copera de tal forma que es recomendable repasar los vídeos para disfrutar de cada una de esas recuperaciones.

 

En el partido de semifinales tampoco fue la que más anotó pero de nuevo destacó con nueve puntos, trece rebotes haciéndose dueña de los aros en el cuarto definitivo en el que Avenida se despegó de Araski, tres recuperaciones y seis faltas recibidas.

 

Gil, líder silenciosa del equipo, siempre ahí (Foto: Arai Santana)

 

En el duelo que menos exigió y en el que antes se disparó Avenida en el marcador y, por lo tanto, pudo dosificar más su entrega -si es que sabe el significado de la palabra dosificar-, Gil anotó nueve puntos en 23 minutos en los que además cogió cinco rebotes. También recibió seis faltas.

 

Pero más allá de los números están las sensaciones, las que transmite a su equipo y al rival y ahí Laura Gil ha sido la 'MVP' indudable. No necesita el brillo de los focos para destacar, ella trabaja desde hace mucho tiempo desde el silencio, en la sombra para convertirse en lo que es: Una campeona y, sobre todo, una gran jugadora. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: