Las zonas en sombra donde no llega el radar del helicóptero 'Pegasus'

El Sur y el Este de Salamanca, el Norte de Zamora y de León, además de buena parte de Asturias, Cantabria y Extremadura, escapan a la vigilancia del helicóptero de la DGT. Centra su vigilancia en la A-6, la A-66 y la N-620.

El famoso radar 'Pegasus' es el terror de los conductores amantes de las infracciones por exceso de velocidad, aunque en la provincia parece fácil sustraerse a su acción. El motivo, las zonas en sombra que escapan a su vigilancia, y que se reflejan en el número de multas. El helicóptero de la DGT tiene en Castilla y León una de sus bases, concretamente, en Valladolid. Desde ahí sus principales vuelos son para vigilar la A-6 y la A-66, pero también la N-620, la N-122, la N-601 y la A-231. Con este plan de vuelos cubre bastante territorio, pero no todo.

 

Según ha publicado la resvista especializada Autofácil, una parte importante de territorio queda lejos de su vigilancia. En concreto, 'Pegasus' no llega al Sur y Este de la provincia de Salamanca. Eso incluye buena parte de los trayectos por la N-630 y A-66 en dirección Béjar y Extremadura y parte de la N-620 y A-62 hacia Ciudad Rodrigo y la frontera portuguesa. También son zonas en sombra el Norte de Zamora y el Noroeste de León: la A--52 en Zamora o la A-6 en el Bierzo quedan lejos de los vuelos habituales desde Valladolid.

 

Puede que el hecho de que amplias zonas de Salamanca escapen al control del helicóptero explique el bajo número de multas que pone este dispositivo en la provincia. En 2015, sólo puso seis multas en la provincia porque sólo uno de los ejes prioritarios de la vigilancia desde el aire, la A-62, está en sus rutas habituales. En las carreteras salmantinas las multas son cosa de los radares fijos, que han multiplicado su recaudación. El que más recauda, el de Buenos Aires.

 

La N-601 es la vía donde a más conductores 'Pegasus' les ha sorprendido desde el aire en un exceso de velocidad; le siguen la A-6 y la A-62, que tiene recorrido por territorio salmantino, pero viene desde Burgos y atraviesa Valladolid, dos de las provincias con más multas del helicóptero junto a Zamora o Ávila.

 

En cuanto al ámbito nacional, los vuelos de 'Pegasus' dejan al descubierto buena parte de Asturias y Cantabria, prácticamente toda Extremadura, un amplio territorio en Castilla-La Mancha; también País Vasco y Cataluña, comunidades que tienen transferidas las competencias de Tráfico, aunque sólo las autoridades catalanas tiene un helicóptero-radar similar.

 

 

HASTA 330 KM/H DESDE 360 METROS DE ALTURA

 

La DGT tiene adjudicado un 'Pegasus' a cada uno de sus centros de control. El que vigila las carreteras de Castilla y León tiene su base en Valladolid y fue estrenado en mayo de 2014. Este radar está dotado de un mecanismo y un software incluido en la cámara de vigilancia que llevan los helicópteros de Tráfico, de modo que capta la velocidad de los vehículos, además de poder detectar otras infracciones desde el aire.

 

Los radares Pegasus constan de dos cámaras, una panorámica que facilita el seguimiento y captación de la velocidad y otra de detalle que tiene un objetivo que permite leer la matrícula del vehículo llegando incluso a poder detectar velocidades de hasta 360 km/h, pero con un mínimo de 80 km/h. Este tipo de radares resultan operativos incluso a 300 metros de altura y a una distancia en línea recta con el vehículo controlado de un kilómetro tal y como se ha podido comprobar en las imágenes que periódicamente facilitamos a los medios.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: