Las vacaciones escolares dejan de llamarse como las festividades religiosas

Archivo

Educación cambia la denominación de las vacaciones escolares para el próximo curso: las de Navidad pasan a llamarse Primer Período y las de Semana Santa, Segundo Período. 

Hace un año el sindicato UGT pidió a la Junta dar el primer paso hacia un calendario escolar que "respetando las características de la Comunidad, no se base en exclusividad en el santoral". La propuesta llevaba aparejado un modelo de calendario totalmente diferente, con cinco períodos vacacionales para los mismos días festivos y lectivos que en la actualidad, pero distribuidos de otra forma. Daba como resultado un calendario con cinco períodos vacacionales, dos de ellos nuevos, la Semana de Otoño y la Semana Blanca, y con Navidad y Semana Santa disociados en lo posible de las festividades religiosas.

 

Aquel paso fue descartado por Educación, aunque una comunidad limítrofe como Cantabria ya lo tiene en marcha este curso. Sin embargo, sí se ha dado un paso para hacer un calendario menos pegado a las fiestas religiosas y con un mayor componente laico, aunque de momento sea sólo en una cuestión como la denominación de las vacaciones.

 

En el borrador definitivo de la orden con la que se aprueba el calendario escolar del curso 2017/2018 se han introducido varios cambios, entre ellos, en la denominación de los períodos vacacionales. En el primer borrador presentado durante marzo hablaba de dos períodos vacacionales, Navidad y Semana Santa. Sin embargo, en el documento aprobado este martes en la mesa de Educación se cambia estos nombres por una nueva denominación. Las vacaciones del 22 de diciembre al 7 de enero son 'vacaciones del primer período' y las del 28 de marzo al 6 de abril se denominan 'vacaciones del segundo período'. Es evidente que corresponden con lo que siempre han sido las vacaciones navideñas y las de Semana Santa, pero no llegarán con estos nombres al Bocyl.

 

Hasta ahora, la orden con la que se hace oficial el calendario ha recogido siempre las vacaciones como de Navidad y de Semana Santa. Si se respeta el texto pactado en la mesa de Educación, este año será el primero en el que se aprobará un calendario sin estas denominaciones. Un paso hacia una educación cada vez más laica y alejada de la religión, caso de la propia asignatura, que un 75% de los escolares de Castilla y León decide no cursar.