Las únicas fuentes de Salamanca con 'miedo' al Covid: casi 300 en la ciudad y sólo dos cerradas
Cyl dots mini

Las únicas fuentes de Salamanca con 'miedo' al Covid: casi 300 en la ciudad y sólo dos cerradas

Fuentes lúdicas, ornamentales y de suministro de agua de Salamanca. Fotos: A. Santana
Ver album

El Ayuntamiento de Salamanca cerradas las fuentes lúdicas de La Alamedilla y Garrido: el resto de las 83 lúdicas y más de 200 para beber agua potable están operativas sin miedo al Covid.

Las altas temperaturas con las que ha empezado el mes de junio hace que muchos nos fijemos en las fuentes. Por fortuna, las de Salamanca están este verano operativas una vez pasada la psicosis que llevó a algunas ciudades a cerrarlas en un momento dado: de hecho, las de Madrid han estado cerradas un año hasta el pasado mayo y Ponferrada anunció su cierre el mes pasado. En Salamanca no es así, sin embargo, la pandemia va a afectar todavía a las fuentes más divertidas de la ciudad, las de tipo lúdico.

 

El Ayuntamiento de Salamanca ha decidido que, por ahora, las fuentes de suelo La Alamedilla y Garrido estén cerradas y sin uso. La decisión está pendiente de lo que digan las autoridades sanitarias respecto a este tipo de recintos. Existe una tercera en un parque de reciente construcción junto al parque Lazarillo, de pequeñas dimensiones. En ellas el problema parece hoy por hoy más de posible aglomeración de personas y falta de distancia social que por otro motivo. Por eso este tipo de fuentes son las grandes damnificadas por la pandemia.

 

El papel del agua en los contagios de coronavirus ha generado dudas desde el principio de la pandemia y todavía hoy. El propio Ayuntamiento de Salamanca mantuvo durante un tiempo la desinfección diaria en zonas de tránsito frecuente, mobiliario, marquesinas, contenedores, fuentes de agua potable, pulsadores, papeleras, bancos y zonas habilitadas para animales de compañía en todos los parques de la ciudad.

 

El primer invierno del coronavirus y en el último de pandemia varias ciudades decidieron clausurar fuentes por temor a contagios. El verano pasado incluso hubo también municipios que mantuvieron cerradas sus fuentas de agua potable en paralelo con el cierre de parques infantiles porque no se podía asegurar que no hubiera contagios. Sin embargo, hace tiempo que se sabe que el contagio por fómites es altamente improbable y que con una higiene de manos adecuada se evita cualquier riesgo.

 

La situación no afecta al resto de fuentes públicas y ornamentales de la ciudad. Salamanca cuenta con 83 fuentes de tipo ornamental, contando en este número con los estanques. A ellos hay que sumar unos 210 bebederos de los que están sin funcionamiento pendientes de reparación sólo seis. En todos los casos, está permitido beber en ellas y las de tipo ornamental refrescarán la ciudad ante la llegada de altas temperaturas.