Las últimas medidas de empleo del Gobierno le costarán a los empresarios salmantinos más de 2 millones de euros

Juan Antonio Martín, presidente de Confaes.

El último decreto ley del Gobierno para "favorecer la contratación estable” eleva las bases mínimas de los autónomos e incluye en las bases de cotización retribuciones como los cheques restaurante o pluses de transporte; solo este supondrá un coste de 2 millones de euros.

La Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos, CONFAES, expresa su completo rechazo al Real Decreto-ley 16/2013, que modifica las cotizaciones sociales, al considerar que se trata de una medida que supondrá un grave perjuicio para las empresas salmantinas, ya que supone un coste inasumible para éstas en unos momentos complicados como los actuales.

 

Este Decreto-ley, aprobado el pasado día 20 de diciembre en pleno período de vacaciones de navidad, está titulado como “de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores”, pero la realidad es que, de entrada, eleva las bases de cotización mínimas y máximas de los autónomos y le da un importante empujón del 22% a las de los autónomos societarios y con empleados.

 

Pero, además, añade como computables en la base de cotización a la Seguridad Social conceptos salariales que hasta su aprobación estaban exentos de cotización o su computación se realizaba por un porcentaje determinado. Entre ellos, se incluyen el importe abonado a los trabajadores por los pluses de transporte, mejoras de las prestaciones a la Seguridad Social (salvo la incapacidad temporal), asignaciones asistenciales (exceptuando los gastos de estudios del trabajador requeridos por el desarrollo de sus actividades) y el total de los gastos, dentro del mismo municipio de residencia, de estancia y manutención, por ejemplo, los cheques-restaurante.

 

Según datos de CONFAES, basados en los convenios colectivos sectoriales que están bajo su amparo, tan sólo el plus de transporte supondrá un coste añadido superior a los 2 millones de euros para las empresas de Salamanca, que verán incrementados sus costes laborales en una cifra cercana a un 2% debido a esta medida. La inclusión de cargas adicionales a las empresas supone una medida contraproducente no sólo para los empresarios, sino también para los trabajadores, en un momento actual de reducción en su renta disponible. La merma en la nómina de cada asalariado será de media unos 45 euros al año, lo que influirá decisivamente en las cifras futuras de un consumo ya lastrado durante estos últimos años.

 

Ante estos cambios aprobados por el Gobierno, el presidente de la Confederación, Juan Antonio Martín Mesonero, señala que “los empresarios no podemos volver a cargar con un nuevo incremento en los costes laborales para reducir el déficit del Estado. Esto además acabará repercutiendo en las nóminas de los trabajadores, quienes notarán también una merma en sus ingresos al verse afectados por la inclusión en la cotización de estos pluses”, comenta.

 

A juicio de Martín Mesonero, estas medidas son “claramente perjudiciales” para todos los actores intervinientes. “En un momento en el que se pide contención salarial, aumento de la productividad y que es necesario que la economía sea más competitiva, es una medida que no se entiende. Hemos estado trabajando en la negociación de convenios colectivos para intentar contener el incremento de estos costes y ahora se aprueba una norma con alevosía y mediante un Decreto-ley alegando una urgencia que no existe”, concluye el presidente de los empresarios salmantinos.

 

En este sentido, desde CONFAES se subraya que el Real Decreto-ley 16/2013 es una medida contradictoria en relación con todas aquellas tomadas hasta la fecha por el Gobierno, tendentes a contener el incremento de los costes laborales y a promover una economía más competitiva. Asimismo, la Confederación no entiende la supuesta motivación de urgencia que justifica la aprobación de un Real Decreto-ley que contempla estas medidas, lo que genera, un problema de plazos al ser publicado el día 21 de diciembre con efecto retroactivo, aplicable a las cotizaciones sociales del último mes del año 2013