Las terrazas de asfalto se quedan: Salamanca mantendrá el modelo extendido mientras haya restricciones

Una terraza puesta ocupando sitios de aparcamiento.

El ayuntamiento decide mantener la ampliación de espacios para las terrazas al menos mientras estén vigentes las actuales restricciones de ocupación en los negocios, tanto interior como exterior.

Las terrazas extendidas, la fórmula de Salamanca para ayudar a bares y restaurantes, se quedan en la nueva normalidad. Al menos, así será mientras haya restricciones de aforo como las que ha decretado la Junta de Castilla y León en las normas de funcionamiento que rigen a partir de este domingo, 21 de junio. Eso supone que, aunque los establecimientos de hostelería ya tienen permiso para funcionar al 75% en interior y al 80% en terrazas, el Ayuntamiento ha decidido mantener la medida de la extensión. Seguirá así mientras haya restricciones al aforo, que por ahora son por tiempo indefinido.

 

La medida fue decretada en lo peor de la crisis cuando muchos bares y restaurantes tenían como única opción para volver a trabajar hacerlo en terraza, pero al 50%. En ese momento, el consistorio decidió ampliar la superficie concedida en cada licencia para asegurar la distancia social y, de paso, compensar el número de mesas perdidas. Además, se habilitó la opción de contar con mesas altas o veladores en el caso de no haber tenido licencia.

 

Según la nueva regulación temporal de la Junta, el aforo para consumo en el interior de los establecimientos de hostelería y restauración no podrá superar el 75 %. El consumo dentro del local podrá realizarse en barra o sentado en mesa, o agrupaciones de mesas, debiendo asegurarse el mantenimiento de la debida distancia de segu­ridad interpersonal, 1,5 metros, entre clientes o grupos de clientes situados en la barra o entre mesas o agrupaciones de mesas.  Por su parte, las terrazas limitarán su aforo al 80% de las mesas permitidas en el año inmediatamente anterior en base a la correspondiente licencia municipal o de lo que sea autorizado para este año.

 

Esta nueva normativa permite el encaje de la regulación municipal que aprobó el Ayuntamiento de Salamanca para permitir las terrazas extendidas. Hace varias semanas, en el inicio del proceso de desescalada, las terrazas al 50% de aforo eran la única opción para volver a abrir de muchos bares y restaurantes. Para compensar la pérdida de clientes por el aforo limitado, el consistorio decidió dar cambiar la normativa local y dar a quien lo solicitara, y siempre que fuera posible, más espacio para extender la terraza y asegurar la distancia requerida; de paso, se permitía compensar la pérdida de mesas.

 

La medida fue un éxito y se recogieron cerca de 400 solicitudes según el último dato del consistorio, concediéndose unas 250. Muchas de ellas son las denominadas terrazas de asfalto, instaladas en la calzada 'robando' espacio al aparcamiento. Se optó por esta medida para locales que no tenían terraza ni espacio en la acera que permitiera dejar el paso libre con sufiente margen para los peatones.

 

Para instalar estas terrazas se han ocupado 238 plazas de aparcamiento que pasaron a estar ocupadas por mesas para los establecimientos de hostelería y restauración. Hay muchas en los barrios, donde han proliferado señales de prohibido aparcar, cinta 'tipo Policía' e incluso alguna valla y otros elementos de separación que las delimitan.

 

La medida ha venido acompañada de otras complementarias como reservar la calle Van Dyck para las terrazas de los establecimientos de manera íntegra, que ha tenido un resultado desigual: empezó con poca aceptación pero ha ido ocupándose. No se sabe si esta medida se mantendrá también mientras haya restricciones.