Las sentencias no afectan a la recaudación de la plusvalía en Salamanca: 8 millones a pesar de estar anulado
Cyl dots mini

Las sentencias no afectan a la recaudación de la plusvalía en Salamanca: 8 millones a pesar de estar anulado

El Ayuntamiento cuenta con una importante recaudación a pesar de que el impuesto sigue anulado desde hace camino de tres años.

Ni la anulación del impuesto, ni las sentencias ni las dudas sobre si hay que pagarla o no. La plusvalía, una de las mayores fuentes de ingresos del Ayuntamiento de Salamanca, parece blindada para alegría de las arcas municipales que lo han convertido en uno de sus principales impuestos a pesar de todo. Y así va a ser también este 2019 por encima de sentencias como la del Tribunal Constitucional.

 

Hace unos días, el alto tribunal declaraba nulo el pago del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbano, conocido como 'plusvalía municipal', cuando la cuota a pagar supera la ganancia obtenida por el contribuyente. Una sentencia que abre la puerta a que no paguen aquellos que compraron en la crisis y que ahora venden por menos o cantidad parecida, incluyendo impuestos. Era una sentencia contraria más a este impuesto que lleva en el aire desde febrero de 2017, pero que no deja de reportar importantes ingresos al consistorio.

 

La decisión en mayo de 2017 del Tribunal Constitucional de anular el impuesto de la plusvalía tal y como está redactado en todos los ayuntamientos parecía que iba a obligar a la administración a hacer una nueva redacción de este impuesto, que llevaba en el aire desde el mes de febrero cuando se anuló en Guipúzcoa y Álava, anulación que luego se amplió a todos los ayuntamientos. Entonces el Ayuntamiento de Salamanca se apresuró a publicar unos formularios para solicitar la exención: en menos de un año más de 800 propietarios habían pedido devolución del impuesto o no verse sujetos a la imposición.

 

Sin embargo, el Ayuntamiento de Salamanca ha podido seguir cobrándolo e ingresando importantes cantidades. Este año están previsto 8 millones de euros, un poco más que en los dos últimos ejercicios, cuando se presupuestaron 7,7, pero la recaudación superó los 8,4. Este año lleva ese camino porque, a comienzos de octubre, ya se había reconocido 6,5 millones de euros y recaudado seis, el 93% de lo declarado.

 

La clave es que el consistorio ha estado aplicando la doctrina que ahora marca el TC. Sobre el papel, quienes demuestren, con las escrituras de compraventa, que han vendido su piso por menos de lo que lo compraron en su día podrían lograr la devolución. En estos casos, se han ido produciendo devoluciones, pero los ingresos que todavía reporta este impuesto superan a los costes de lo devuelto o exento.