Las ruinas se multiplican en el centro de la Salamanca patrimonial

La situación del singular edificio de la avenida Italia se suma a los casos del Hotel Universal en la Rúa o del edificio próximo a la Torre del Clavero.

La Salamanca que cuida su patrimonio tiene también numerosas zonas en sombra. Se trata de casos en los que edificios singulares que incluso están en pleno centro histórico amenazan ruina a la vista de los salmantinos y miles de turistas que pasan cada año por la ciudad. El último caso es la villa de la avenida de Italia, un edificio de estilo neobarroco, un ejemplo de arquitectura interesante y único en la ciudad. Sin embargo, no se ha actuado hasta ahora a pesar de las advertencias que llevan años alertando sobre su situación.

 

Según ha confirmado el concejal de Urbanismo, Carlos García Carbayo, el Ayuntamiento de Salamanca ha desestimado la declaración de ruina que pedía el propietario. Al parecer, el coste de su arreglo supera ampliamente el valor de reposición y por eso su dueño, Promociones Arsenio, SA, había pedido la declaración de ruina. Sin embargo, sólo ahora el consistorio ha tomado cartas en el asunto cuando el deterioro de la edificación parece irreversible y la propiedad ha manifestado sus intenciones de no conservar sus elementos y valores.

 

 

Sin embargo, hace años que el Ayuntamiento de Salamanca no actúa con la diligencia debida. A finales de 2016, la Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” presentó alegaciones contra el expediente de declaración de ruina para el inmueble y advertía sobre la dilatada tramitación de los requerimientos para que un edificio subsane las deficiencias.



Y es que ya en junio de 2012 los técnicos municipales constataron el agravamiento al carecer el inmueble de mantenimiento y limpieza, pero en este tiempo ni la propiedad ni el Consistorio han intervenido para detener el progresivo deterioro. Únicamente se han presentado proyectos, se han ido cumpliendo los diferentes trámites e incluso el actual propietario -que lo es desde 2015- ha mallado la fachada para evitar que los desprendimientos afecten a la vía pública. Ahora el Ayuntamiento se opone a una declaración de ruina que ha propiciado durante cuatro años de tramitación.

 

Algo parecido ocurre con el edificio del Hotel Universal, una ruina en pleno centro histórico. En el eje Plaza Mayor-Catedrales, cientos de miles de turistas ven año tras año su fachada apuntalada sin que se logre una solución. El Ayuntamiento ha abierto varios expedientes a la propiedad, la promotora Palco3, que recurre una y otra vez todas las decisiones demorando ambas partes en este 'peloteo' una salida a esta ruina. El año pasado se confirmó que los andamios estarán mucho tiempo puestos y que el consistorio se ve obligado a hacer las labores de mantenimiento necesarias porque la propiedad no las hace. 

 

El edificio que albergó el hotel lleva desde 2007 declarado en ruina sin que el Ayuntamiento de Salamanca haya obligado a la promotora que lo compró a llevar a cabo una rehabilitación definitiva: incluso presentó tarde la inspección de edificios sin que se haya actuado. De nuevo el consistorio ha sido 'blando' en este caso: hace mucho tiempo que la promotora Palco3 tenía que haber presentado un proyecto para arreglarlo y cumplir con la normativa, pero no lo hace.

 

Lo mismo ocurre con otro edificio del final de la calle La Rúa, del mismo propietario, y que lleva años con su fachada apuntalada y vaciado por dentro.

 

 

En el mismo caso está el edificio de la calle Consuelo, en el entorno de la Torre del Clavero. Este edificio está en el catálogo de construcciones de interés del PGOU y tiene un nivel de protección, pese a lo cual lleva años aguardando que se resuelva su situación. De acuerdo con la ficha del catálogo, su interés arquitectónico estreiba en que se trata de un edificio de la primera etapa de Genaro de No, con mirador y alfices enmarcando ventanas; mientras que su valor urbanístico reside en que forma parte de un conjunto de edificaciones en el entorno de la Torre del Clavero.

 

 

Y por último, el conocido caso de la villa del paseo de la Estación, un ejemplo de los muchos años que se puede pasar así un edificio a la vista de todos. La propiedad se negó durante años ha ejecutar las obras de mantenimiento obligatorias y derivó en una situación de ruina, pese a lo cual lo único que ha pasado es que el Ayuntamiento se ha tenido que hacer cargo de labores de urgencia y del vallado y control de la finca, lo que ocurrió hace ya cuatro años, sin que nada se haya vuelto a saber. El palacete, con una larga historia, tuvo un episodio ocupa hace unos años.