Las residencias tendrán que comunicar de inmediato la imposibilidad de conservar y retirar cadáveres

Las CCAA podrán ordenar el traslado de ancianos de centros residenciales

Además, deberán comunicar de inmediato a las comunidades autónomas así como a la Delegación de Gobierno que corresponda la concurrencia de otras situaciones excepcionales.

La residencias de ancianos deberán comunicar de inmediato a las autoridades de las comunidades autónomas y delegaciones de gobierno situaciones excepcionales tales como la imposibilidad de conservación y retirada de cadáveres por la ausencia de servicios funerarios disponibles derivada de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

 

Así lo pone de maniesto la Orden SND/275/2020 por la que se establecen medidas complementarias de carácter organizativo, así como de suministro de información en el ámbito de los centros de servicios sociales de carácter residencial, publicada este martes, 24 de marzo en el Boletín Ocial del Estado (BOE).

 

Además de la imposibilidad para gestionar adecuadamente la conservación y retirada de cadáveres, los centros residenciales deberán comunicar de inmediato a las comunidades autónomas así como a la Delegación de Gobierno que corresponda la concurrencia de otras situaciones excepcionales como la incapacidad, por ausencia de medios personales, materiales, circunstancias físicas o de otra índole, de cumplir especialmente en lo relativo a las normas de aislamiento.

 

También deberán comunicar cualquier otra circunstancia análoga que ponga en grave peligro la integridad y sostenimiento del servicio que se presta. Las autoridades competentes valorarán la situación, y auxiliarán la misma de forma coordinada activando todos los medios ordinarios y excepcionales disponibles en su territorio.

 

Realizada la intervención, la comunidad autónoma noticará la situación abordada, medios activados y situación nal a los Ministerios de Sanidad y de Derechos Sociales y para la Agenda 2030.

 

INTERVENCIÓN DE RESIDENCIAS

La orden también prevé que las comunidades autónomas puedan intervenir las residencias de ancianos en función de la situación epidémica y asistencial de cada Privacidad 24/3/2020 Las residencias deberán comunicar de inmediato la imposibilidad de conservar y retirar cadáveres con objeto de ordenar el alta, la baja, reubicación y traslado de los residentes a otro centro residencial de su territorio, así como establecer las medidas oportunas para la puesta en marcha de nuevos centros residenciales y la modicación de la capacidad u organización de los existentes.

 

En los casos en los que un centro residencial cuente con pacientes clasicados como residentes sin síntomas, en aislamiento preventivo; residentes con síntomas; y casos conrmados --grupos b), c) y d) del apartado segundo.1 de la Orden SND/265/2020, de 19 de marzo--, se podrá designar a un empleado público para dirigir y coordinar la actividad asistencial de estos centros. Igualmente, comunidades autónomas podrán modicar el uso de los centros residenciales para su utilización como espacios para uso sanitario.

 

Esta actuación será de especial aplicación en los casos en los que el centro residencial cuente con pacientes clasicados en el d) --casos conrmados-- de la Orden SND/265/2020, de 19 de marzo. Finalmente, los centros residenciales quedan sujetos a la inspección de los servicios sanitarios de la comunidad autónoma que podrán realizarlas en cualquier momento y están autorizados para ordenar actuaciones destinadas a cumplir con las normas.