Las 'prisas' de diputados y senadores del PP con los proyectos eternamente olvidados de Rajoy
Cyl dots mini

Las 'prisas' de diputados y senadores del PP con los proyectos eternamente olvidados de Rajoy

El paso a nivel de Gomecello lleva años esperando para su supresión.

Parlamentarios populares de la provincia, hasta ahora casi inéditos, desencadenan una ola de exigencias con inversiones prometidas a lo largo de los años y que no están ejecutadas.

Los diputados y senadores del PP por Salamanca tienen prisa. En las últimas semanas, parlamentarios que han pasado casi desapercibidos durante años se han prodigado en ruedas de prensa para hacer su nueva función en la oposición: reivindicar para la provincia. Sin embargo, el hecho de que el actual Gobierno esté funcionando con los presupuestos que dejó aprobados el anterior ha convertido estas reivindicaciones en una paradoja: los parlamentarios 'populares' han acabado por encontrarse con las dotaciones, tramitaciones y plazos que su partido dejó puestos.

 

Es el caso de muchas de las reivindicaciones que ahora ponen sobre la mesa. Proyectos e inversiones postergados durante años a base de retrasos, incumplimientos y dotaciones económicas insuficientes. Así lo defienden los parlamentarios socialistas, que han evidenciado las contradicciones de sus homólogos populares no sólo con las nuevas medidas que se están proponiendo, sino con la postura que han adoptado con la ejecución de las inversiones que el PP reservó para la provincia. De hecho, aseguran que el Gobierno mantiene plazos, inversiones y todo lo heredado del anterior ejecutivo en cuanto a las infraestructuras de Salamanca.

 

Es el caso, por ejemplo, de la nueva conexión en Buenos Aires entre la A-62 y la A-66. Los diputados salmantinos quieren que se haga ya, pero olvidan que tiene unos plazos y una dotación económica, y que estos los dejaron ellos puestos. El contrato para elaborar el proyecto y diseñar la solución para este peligroso nudo lo adjudicó el anterior Gobierno con dos años de plazo que no se han agotado, y está pendiente de declaración de impacto ambiental. Su tramitación es la que dejó prevista el anterior ejecutivo. El presupuesto, también: el PP consignó para esta inversión es de 2 millones de euros en 2019, insuficientes para que veamos una obra que cuesta 30.

 

Pasa lo mismo con la electrificación de la línea férrea de Fuentes de Oñoro. Se trata de una obra faraónica y millonaria en la que el PP no invirtió casi nada durante años, y para la que ahora piden celeridad. El Gobierno anterior tuvo que reconocer que sólo había invertido poco más de medio millón euros de los dos millones de euros previstos en 2017 en la electrificación, un proyecto de cien millones que va muy tarde. La conversión de esta línea convencional lleva comprometido desde 2015 en una visita de la entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, pero no termina de producirse. El proyecto se ha topado con problemas de diseño que lo complican y de los que el PP nunca dijo nada.

 

Lo mismo ocurre con la eliminación de los pasos a nivel, en concreto, los dos en el término municipal de Gomecello. Hace dos años del último trámite, así que la posible responsabilidad de un retraso en la inversión debería estar repartida: la mayoría de los 24 meses le tocan al PP. Baste decir que responsables del anterior ejecutivo prometieron que la obra para su supresión estaría licitada antes de que acabara 2017... El último compromiso es de septiembre de aquel año, pero la primera vez que se habló del proyecto fue en el lejano 2013. Según las fuentes consultadas, será el actual Gobierno quien tome cartas en el asunto y lo logre, con suerte, antes de que acabe 2018 porque ya se habilitó presupuesto.

 

Otro caso son los asfaltados de las desastrosas autovías. Hace meses que salió a la luz el mal estado del tramo entre Guijuelo y Sorihuela de la A-66, lleno de baches y limitado a 80 km/hora en algunos tramos por este motivo. La reparación de la calzada rondará los 6 millones para el tramo de 12 kilómetros como anunció  el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante una visita. Sin embargo, la reparación del desastroso estado del firme de la autovía tendrá que esperar porque para este año el Gobierno del PP dejó previstos sólo 201.700 euros, una cantidad que alcanza para estudios y proyectos, pero no para la actuación sobre el firme que se encuentra en un estado lamentable. La parte central de la actuación tendrá que esperar a 2019, 2020 y 2021 cuando, según el cronograma de Fomento, están previstas partidas de 2,8, 2,4 y 1,2 millones de euros.

 

En política de carreteras, también hay que reparar la A-62 entre Salamanca y Tordesillas, a la que se ha aplicado una delgada capa de asfalto antes del pasado verano... en una actuación de urgencia porque no había nada previsto. El ministro De la Serna anunció en su día, también, 17 millones de euros para un arreglo en profundidad.