Las prácticas de 7.000 alumnos no tendrán un coste adicional para la Universidad de Salamanca

Cortejo de doctores en el Campus Viriato de Zamora.

El Gobierno promete que la Usal no soporte gastos añadidos por las prácticas de los alumnos en empresas, y aplaza al curso 2019/2020 la obligación de cotizar por ellos.

La Universidad de Salamanca pone a salvo las prácticas de 7.000 alumnos y dispondrá de un curso más para encontrar un encaje legal para los miles de alumnos de sus titulaciones que inician sus carreras laborales bajo el paraguas de la institución salmantina. Un acuerdo entre la conferencia de rectores y el Gobierno ha abierto una moratoria para aplicar la obligación de cotizar por los alumnos que hacen prácticas en empresas, lo que había generado preocupación entre las universidades públicas, que advirtieron que la media tendría un coste económico difícilmente asumible y que 'espantaría' a las miles de empresas que colaboran para hacer posibles las prácticas universitarias.

 

El Gobierno y la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) han acordado este miércoles que la cotización de las prácticas externas universitarias no sea obligatoria antes del próximo curso académico 2019-2020. El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades ha coordinado e impulsado una reunión celebrada este miércoles con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y la CRUE sobre la aplicación de la Disposición Adicional Quinta del Real Decreto Ley 28/2018 para la revalorización de las pensiones públicas y otras medidas urgentes en materia social, laboral y de empleo.

 

En el caso de la Universidad de Salamanca, y según los datos de la última memoria del Servicio de Inserción Profesional, Prácticas, Empleo y Emprendimiento de la Usal, hata 7.296 alumnos hicieron prácticas extracurriculares o curriculares durante el curso 2016/2017 procedentes de un centenar de titulaciones. 

 

Las prácticas son un elemento fundamental de las políticas de la Usal para lograr una buena inserción laboral de sus alumnos. Durante el pasado curso, el SIPPE, que funciona como una agencia de colocación y empleo, ha gestionado más de mil puestos de trabajo a través de sus diferetes ofertas y convocatorias. Entre ellos, se contabilizan 605 puestos en prácticas gracias a los más de 4.000 convenios activos con empresas que las ofrecen. Algunas de las ofertas forman parte de los programas de empleo con el banco Santander o la Consejería de Cultura y Turismo.

 

La supuesta intención del Gobierno de obligar a cotizar por los estudiantes en prácticas no se ha hecho realidad a pesar de algunos anuncios, y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades ha expuesto a los rectores la intención del Gobierno de "construir los mejores acuerdos sobre esta cuestión con el objetivo único de favorecer la actividad académica de universidades y estudiantes", asegura. "Es decir, que las primeras no soporten gastos añadidos y los segundos ganen en derechos de protección social", ha añadido. Eso supone que los alumnos en prácticas podrán tener más derechos y que las universidades no tendrán un coste adicional.

Noticias relacionadas