Las ovejas 'se marchan' de Salamanca: el censo de ovino cae un 36% en la última década

Los últimos datos del censo de ovino en la provincia de Salamanca lanzan una nueva alerta roja, ya que la cifra de animales ha descendido hasta los 406.403, por los 631.482 de hace diez años.

Hasta las ovejas 'se marchan' de la provincia de Salamanca... y es que, el sector del ovino es solo uno de los muchos que se ve asolado por una crisis intrínseca que parece no tener fin. Este hecho lo corroboran los datos del censo, que alimentan el pesimismo entre los propios profesionales.

 

Así, y según las últimas cifras del Ministerio, el censo actual de ovino en la provincia de Salamanca (noviembre 2017) se sitúa en 406.403 cabezas de ganado, un 1,4% menos que en el mismo periodo del año anterior (412.405), pero con una escalofriante cifra que demuestra que el sector vive en una crisis permanente.

 

En noviembre de 2008, la cifra de ganado ovino censada en la provincia de Salamanca era de 631.482, mientras que una década después, la caída ha sido muy pronunciada, hasta las 406.403 cabezas, o lo que es lo mismo, un 36% menos. Todo ello, con un descenso año a año en un sector que sufre multitud de problemas.

 

El primero de ellos es el precio, ya que un lechazo de calidad (menos de 11 kilos y hasta 11 kilos) cuenta con un precio en la Lonja de Salamanca de 66 y 63,8 euros respectivamente, o lo que es lo mismo, precios de hace 20 años, cuando los costes de producción no han mantenido su precio, ni mucho menos.

 

Otro de los problemas es la escasez de ayudas a un sector que solo en el sector lácteo cuenta con mayor beneficio, no así en la carne, por el descenso de las ayudas acopladas. De hecho, muchos profesionales se han visto obligados a cerrar su explotación y, si esto ocurre, ya nunca vuelve a abrir sus puertas.

 

 

Las enfermedades sanitarias, aunque en menor medida porque se ha controlado en gran medida, son otro problema que afecta al sector, al igual que los ataques de lobo, donde los ganaderos solo pierden a sus animales, si no también a la opción de que el animal se reproduzca y por ello su demanda principal siempre es el lucro cesante.

 

Por último, y quizá el más importante, es la ausencia notable de relevo generacional en este sector, donde el oficio de pastor cada vez cuenta con menos adeptos y el ganadero de ovino no encuentra continuidad en un negocio que cada vez otorga menos rentabilidad, a no ser que la explotación se dimensione cada vez más. Pero ni aún así hay una garantía de éxito...

 

Todo ello pone en el escenario un camino con demasiadas piedras para que este sector pueda tener futuro, al menos en la provincia de Salamanca.

 

 

EL CENSO, EN CIFRAS (noviembre)

 

2017: 406.403 animales

 

2016: 412.405 animales

 

2015: 413.782 animales

 

2014: 416.774 animales

 

2010: 533.640 animales

 

2008: 631.482 animales

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: