Las organizaciones profesionales denuncian la 'misteriosa' anulación de una plaza de periodista convocada por la USAL

imagen del acto de celebración de la Comisión Interinstitucional del VIII Centenario de la USAL en noviembre del pasado año

El Colegio de Periodistas de Castilla y León y la Asociación Salmantina de Periodistas (ASPE) solicitan a la Universidad de Salamanca la reactivación de la contratación, suspendida unilateralmente por ésta tras completarse todo el proceso de selección,y denuncian un "cúmulo de defectos e incidencias" en su tramitación.  

Ambas organizaciones han demandado a la USAL por escrito la reactivación del proceso de adjudicación de la plaza, convocada en abril de 2016, que quedó suspendida un mes después (el 31 de may)o, tras la selección del candidato más idóneo y la correspondiente lista de reservas. Según ha podido conocer TRIBUNA, los dos primeros seleccionados renunciaron a cubrir la plaza vacante por diferentes motivos, y en ese momento la USAL decidió unilateralmente declarar por concluido el proceso, hurtando la posibilidad de ocuparla a los restantes integrantes de la lista de reserva.

 

En el comunicado conjunto del Colegio de Periodistas de Castilla y León y ASPE, se pone de manifiesto que la plaza fue convocada, según rezaba el proceso abierto, con la idea de que el profesional contratado realizara "tareas de comunicación para afrontar las demandas en materia de comunicación derivadas de los eventos y actividades vinculadas al VIII Centenario y del día a día de la institución". Ya en aquel momento criticaron que las especificaciones de la plaza incluyeran el perfil académico de 'Diplomado universitario' cuando esa titulación no existe en los estudios de Periodismo.

 

Durante el mes siguiente, siguieron con interés el calendario de adjudicación de la plaza, que consistió en una prueba inicial a la que se llegaron a presentar cerca de 150 periodistas de toda España, tras la que se seleccionó una terna de 12 candidatos, los cuales debieron pasar una prueba final con exámenes de expresión oral y escrita, dominio de idiomas, elaboración de artículos/comunicados de prensa, etc... Tras ello, y apenas 45 días después de convocada la plaza, se eligió al candidato ganador, Pablo Maderuelo Martín, quien finalmente renunció a la plaza ganada. El segundo candidato mejor valorado, que ocupó unas semanas después otra plaza de periodista en el Complejo Asistencial de Salamanca, también declinó ocuparla. Llegados a ese punto, una semana y media después, el 31 de mayo, el vicerrector de Promoción y Coordinación, José Ángel Domínguez (quien la semana pasada dejaba esta ocupación para recalar en la Junta de Castilla y León), comunicaba a quien se interesaba por el desenlace de la convocatoria que había resuelto dejar sin cubrir la contratación "hasta que se vuelvan a producir las necesidades que motivaron el inicio del procedimiento". El argumento, teniendo en cuenta las características intrínsecas de la cita y que el VIII Centenario se celebra en 2018, parece contradictorio cuando menos. Ni las necesidades fueron puntuales entonces, ni lo serían menos dos meses después, más cerca aún de la efemérides.

 

La decisión de no continuar con el proceso se justificó también, según informan ambas organizaciones profesionales, en que "una empresa con la que la Universidad tiene un acuerdo de colaboración será la encargada de la comunicación de los proyectos del VIII Centenario de la Universidad". Y ahí se acabaron las explicaciones oficiales al respecto, lo que dió pábulo a todo tipo de elucubraciones y la sensación de que algo extraño ocurría con aquella contratación que la USAL había abierto para reforzar el trabajo de su departamento de Comunicación y que ahora quería 'vender' como una solución a la 'acumulación de tareas' de comunicación respecto al VIII Centenario de la Universidad. Si cada vez se estaba más cerca del magno evento, no se entendía que no se cubriera la plaza, y mucho menos convenció esa mención a una empresa que asumiría esa labor, pues no constaba ninguna licitación de la USAL para contratar ese servicio de manera externa. De hecho, según esa versión, la empresa, denominada Eurostar MediaGroup, llevaría ya cerca de 8 meses llevando la comunicación del VIII Centenario, y sin embargo no se ha visto ni leído ninguna nota, comunicado o evento informativo rubricado bajo su firma o ejecutado por sus profesionales. 

 

Noticias relacionadas