Las ordenanzas fiscales siguen su curso tras desestimar las alegaciones socialistas

Pleno en el Ayuntamiento de Salamanca (Foto:F.Rivas)

Ahora, a la espera de que las tasas e impuestos se publiquen en el BOP

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha desestimado las 18 alegaciones presentadas por el Grupo Municipal Socialista a las ordenanzas fiscales para 2015, que están a la espera de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

 

Con el voto a favor del Grupo Popular, que tiene mayoría absoluta, y con el rechazo del Socialista, ha salido adelante el dictamen sobre desestimación de los cambios y propuestas de los ediles del PSOE.

 

Según ha explicado el viceportavoz del Grupo Socialista, Toribio Plaza, las ordenanzas fiscales para 2015 se suman a una tendencia que lleva a los salmantinos a contar con “una mayor presión fiscal cada año”.

 

Sobre la postura del equipo de Gobierno de que las tasas e impuestos  se han “congelado” y que no se incrementarán, Plaza ha insistido en que los ciudadanos pagarán una mayor parte de sus ingresos porque el IPC actualmente es negativo.

 

Por su parte, el portavoz del Grupo Popular, Fernando Rodríguez, ha repasado las 18 alegaciones que han presentado los socialistas. Sobre cuatro de ellas, ha dicho que si se aprobasen, irían en contra de la actual legislación vigente.

 

Respecto a la que contemplaba beneficios tributarios para las entidades que apoyasen el VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, Rodríguez ha señalado que el Ayuntamiento no puede hacer tal cosa porque es una decisión que compete al Estado.

 

Otra de las alegaciones de la bancada socialista iba dirigida a agravar con un recargo del Impuesto de Bienes Inmuebles a los propietarios de viviendas vacías en Salamanca, una medida que han puesto en marcha algunos ayuntamientos. Según el portavoz de los populares, ofrece “dificultades” legales para su aplicación y algunas de las localidades que empezaron a aplicarla, finalmente, la han retirado.

 

Asimismo, el Grupo Socialista pedía reducciones para instalaciones deportivas, piscinas, reducción del precio del abono mensual del autobús urbano u otras ayudas para las familias con menos recursos, que también se han desestimado por motivos diferentes.

 

Por ejemplo, en el caso de las pistas deportivas, Rodríguez ha indicado que ya se subvencionan sus gastos en un 75 por ciento, o, respecto a las ayudas a los más necesitados, que ya hay tarifas “especiales” en distintas materias para este colectivo.