Las opciones de medalla de España en Tokio 2021: las bazas más claras del deporte español en los Juegos
Cyl dots mini

Las opciones de medalla de España en Tokio 2021: las bazas más claras del deporte español en los Juegos

Craviotto, Jon Rahm, Valverde, Belmonte, el fútbol masculino, Lydia Valentín, Gasol y los suyos, la vela, el kárate, Orlando Ortega... Estas son las principales opciones de medalla de España.

Este viernes se celebra la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio, una edición que llega con un año de retraso, que se celebrará sin público y que vive bajo la sombra del coronavirus, con casos entre los deportistas clasificados, dentro y fuera de la villa, y que han amenazado la celebración de la cita hasta el final. La selección española desfilará al completo en una ceremonia algo descafeinada, todos con mascarilla y con distancia, y por primera vez en la historia con dos abanderados, Saúl Craviotto y Mireia Belmonte, ambos cuatro veces medallistas olímpicos. Este es el calendario de competiciones.

 

Craviotto y Belmonte son también dos de las principales bazas para conseguir medallas. Fijar un objetivo siempre es difícil, pero España cuenta con numerosas opciones tanto en deportes individuales como en equipos y no sólo en disciplinas olímpicas clásicas, sino también en algunas de las nuevas. No lo va a tener fácil porque faltan dos bazas claras: el tenista Rafa Nadal y la jugadora de bádminton Carolina Marín, que se caen por decisión propia y lesión. Eran medalla 'segura', pero hay otras grandes opciones: Craviotto, Jon Rahm, Valverde, Belmonte, el fútbol masculino, Lydia Valentín, Orlando Ortega, Gasol y los suyos... Estas son las posibles medallas más 'claras'.

 

Fútbol masculino

La selección española ha sido la primera en ponerse en marcha, compitió ya este jueves, y cuenta con un elenco que quiere rematar la buena actuación de la Eurocopa. Con Pedri como líder generacional, buena parte de la selección de Luis Enrique está aquí, caso de Unai Simón, Oyarzábal, Dani Olmo, Eric García... reforzados por indiscutibles como Ceballos o Marco Asensio. Ninguno de los convocados en Tokio por Luis de la Fuente vio a 'Kiko' Narváez celebrar el gol definitivo en un abarrotado Camp Nou ante Polonia hace casi 30 años. Su objetivo es repetir. España ha conquistado tres medallas olímpicas en fútbol y solo una de oro, la mencionada en Barcelona 1992. Las otras dos preseas fueron de plata (1920 y 2000).

 

Ciclismo

El ciclismo puede ser foco de alegría en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 para el combinado español, que liderado en su equipo de ruta masculino por Alejandro Valverde acude con ilusión a una cita que será espectacular, con bellos escenarios pero de una dureza al más alto grado, mientras que en pista la pareja de Madison formada por Albert Torres y Sebastián Mora promete y en bicicleta de montaña se intentará ofrecer un buen nivel, sin ser claros aspirantes.

 

La modalidad de carretera será la que más temprano compita y en el quinteto del combinado masculino de ruta hay opciones de medalla. El veterano Alejandro Valverde está alargando su carrera y afronta sus quintos Juegos Olímpicos, con 41 años, como líder de una selección lista para "rematar" cualquier intento de triunfo y la consigna de acompañar al murciano al Olimpo.

 

El ciclista del Movistar Team ha aflojado en el Tour de Francia para no llegar 'quemado' a esta cita olímpica, pues en él recaerá el peso del éxito salvo que haya una escapada en la que se metan los Omar Fraile, Jesús Herrada o los hermanos Gorka e Ion Izagirre, que completan el 'quinteto'. Y el 'Bala', corredor experto en pruebas de un día y campeón del mundo en 2018, quiere añadir unos Juegos Olímpicos a su brillante palmarés y mejorar el 13º puesto de Pekín 2008.

 

En la pista, la dupla Sebastián Mora y Alberto Torres (madison) tiene el aval de sus medallas en Europeos y Mundiales.

 

Triatlón

El equipo español de triatlón intentará mostrar su poderío en los Juegos Olímpicos con los campeones mundiales Javier Gómez Noya y Mario Mola, líderes de una pujante selección que también cuenta con Fernando Alarza, Miriam Casillas y Anna Godoy, argumentos para aspirar a éxitos tanto en las pruebas individuales como en la mixta.

 

Hace cinco años, Gómez Noya sufrió una de las mayores decepciones de carrera sobre una bicicleta, pero no compitiendo, sino entrenando. Se cayó en plena preparación para los Juegos Olímpicos, se rompió el brazo izquierdo y se esfumó su sueño de repetir medalla en Río de Janeiro. A sus 38 años, el pentacampeón mundial y tetracampeón continental dispone de otra oportunidad, probablemente la última de su carrera, de aumentar su botín olímpico tras la plata que logró en Londres 2012, donde tan solo 11 segundos le separaron del oro que se colgó el ídolo local Alistair Brownlee.

 

Natación

El prometedor Hugo González y la veterana y laureada Mireia Belmonte son las principales opciones de medalla para España en la natación en estos Juegos Olímpicos de Tokio, una cita que se desarrollará en el Centro Acuático de Tokio desde el 24 de julio y hasta el próximo 1 de agosto. El rendimiento de la abanderada es una incógnita tras un 2021 donde ha batallado con una lesión en el hombro. 
 

De hecho, la badalonesa, oro hace cinco años en 200 mariposa, no podrá revalidar su presea por estas molestias, pero sí nadará en hasta cuatro pruebas con la intención de hacer valer su experiencia para asaltar el podio. La catalana, de 30 años, nadará en 1.500 libre, 800 libre y 400 estilos, donde fue bronce en Río, además del relevo 4x100 estilos.


Por su parte, Hugo González de Oliveira es la gran esperanza este año para España dado su reciente currículo. El nadador mallorquín de 22 años se proclamó campeón de Europa hace apenas dos meses en 200 estilos, prueba que tiene muy dominada y donde ha conseguido la cuarta mejor marca de la temporada. Un aval que le hace ser firme candidato al metal.

 

Waterpolo

Las selecciones españolas masculina y femenina de waterpolo llegan a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 con serias opciones de medalla y aspiran ambas incluso a luchar por el oro, con la intención de ampliar un palmarés olímpico que cuenta con tres preseas y amparados en su reciente buen momento.

 

España es vigente subcampeona del mundo tanto en categoría masculina como femenina y, además, en los últimos Europeos las jugadoras entrenadas por Miki Oca se hicieron con la medalla de oro y, los jugadores de David Martín, con el subcampeonato. Unos resultados que, con prácticamente los mismos bloques, les ponen en una gran situación en la rampa de salida de Tokio.

 

Golf

El golfista vasco Jon Rahm encabeza el equipo olímpico español para los Juegos de Tokio como número uno del mundo y uno de los jugadores más en forma, tras ganar el US Open y ser tercero en el Abierto Británico, inspiración para Adri Arnaus y las nuevamente olímpicas Carlota Ciganda y Azahara Muñoz.

 

A sus 26 años, apenas seis como profesional, Rahm es una máquina de cumplir objetivos, lograr metas como la de ser número uno del mundo o ganar su primer 'Grand Slam'. Ahora, ser olímpico ya es un logró en sí para el de Barrika, pero el oro le seduce como uno de esos logros que muy pocos pueden contar, menos en golf.

 

Después de que en las ediciones de 1900 y 1904 el golf disfrutase de su condición olímpica, hicieron falta 112 años para su regreso en Rio de Janeiro. En Tokio sigue parece para quedarse, con mejor cartel que hace cinco años, cuando las bajas fueron importantes, por la novedad, el calendario y otro virus, el zika.

 

Piragüismo

El palista Saúl Craviotto, que buscará convertirse en el deportista español con más medallas olímpicas, y la campeona Maialen Chourraut comandan la amplia delegación española de piragüismo en Tokio, que tratará de mantener al deporte como garante de preseas para España y donde Teresa Portela hará historia como la española con más participaciones en Juegos.


Hasta 15 palistas, 11 en aguas tranquilas y cuatro en aguas bravas, se presentarán en la capital nipona con ganas de refrendar el buen papel de España sobre la canoa (C) y sobre el kayak (K). Cita tras cita, el piragüismo se ha convertido en el segundo deporte que más medallas ha proporcionado a España, 16, solo por detrás de las 19 de la vela.

 

Baloncesto

La 'Familia', la denominación con la que la Federación Española de Baloncesto engloba a las dos selecciones absolutas, llega a Tokio tan insaciable como siempre, decidida a aumentar su sobresaliente palmarás de los últimos años y con claras opciones de aspirar a nuevas medallas en la capital japonesa.

 

Además de España, tan solo hay otros cinco países que han sido capaces de clasificar a sus dos selecciones para los Juegos Olímpicos: Estados Unidos, Australia, Francia, Nigeria y la anfitriona Japón. Apenas 12 selecciones compiten en cada uno de los exclusivos torneos olímpicos y la brevedad del torneo obliga a máxima intensidad desde el minuto uno porque cualquier pequeño detalle puede apartar de la pelea por las medallas.

 

A sus 41 años, y a falta de saber si continuará jugando a nivel de clubes, lo que está claro es que Tokio supondrá la despedida internacional de Pau Gasol, el mejor jugador en la historia del baloncesto español. Serán los quintos Juegos para el catalán -igual que para el capitán Rudy Fernández-, que trabajó muy duro durante dos años lesionado para regalarse una despedida a la altura de su carrera.

 

De forma paralela a la sección masculina de la 'Familia', la selección femenina también lleva varios años deslumbrando en el panorama internacional y hace cinco años llegó hasta su primera final olímpica, donde Estados Unidos impuso su enorme poderío. El equipo entrenado por Lucas Mondelo llevaba una formidable trayectoria de siete medallas consecutivas en otros tantos torneos, entre ellas una plata Mundial y tres oros europeos, pero la racha se quebró el mes pasado en el Eurobasket de Valencia, donde cayó en cuartos de final para decepción de la hinchada local.

 

Esa dura eliminación, que además le aparta del Mundial de Australia 2022 salvo hipotético oro en Tokio, nutre con ganas de revancha al equipo de Mondelo, que recupera a Alba Torrens. La jugadora más determinante de la selección se infectó de COVID justo antes del Europeo, igual que Tamara Abalde, y ambas ya están de vuelta.

 

Halterofilia

La leyenda de Lydia Valentín, ganadora de tres medallas olímpicas de todos los colores, puede aumentar en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde el equipo español competirá con un total de cuatro levantadores y el claro liderazgo de la leonesa, que a sus 36 años puede aumentar un palmarés de ensueño.

 

Entre los más de 300 deportistas españoles que competirán en Tokio, tan solo el piragüista Saúl Craviotto puede presumir de lo mismo que Valentín: haber acabado en el podio de los tres últimos Juegos en Pekín, Londres y Río de Janeiro. En los dos primeros lo hizo después de una espera agridulce hasta que se confirmó el positivo de sus principales rivales y se les despojó de sus preseas ganadas injustamente.

 

Plata en China, oro en Reino Unido y bronce en Brasil, donde al fin pudo recibir su medalla el mismo día de la competición, la levantadora de Ponferrada afronta con 36 años a los cuartos, y posiblemente últimos Juegos de su carrera. Tras lograr todas sus medallas en la categoría de 75 kilos, ahora sube hasta la modalidad de 87 kilos para intentar redondear un palmarés donde también lucen dos títulos de campeona del mundo (2017 y 2018) y cuatro de campeona de Europa (2014, 2015, 2017 y 2018), la mayoría logrados durante los últimos años.

 

Atletismo

La selección española de atletismo acude a los Juegos Olímpicos de Tokio con la esperanza de que su renovada imagen desde su exitoso paso por Rio 2016 le sirve para mostrar su pasión por competir y dar una gran versión que pueda ser ratificada con unas medallas para las que Orlando Ortega y Mohamed Katir se perfilan como sus principales aspirantes.

 

Los puestos de finalista son muy valorados por la RFEA, que querrá acercarse a los resultados firmados en Maracaná en 2016, donde volvió a saborear el podio olímpico 12 años después gracias a la saltadora cántabra Ruth Beitia, oro en altura, y al hispano-cubano Orlando Ortega, plata en los 110 metros vallas, a lo que añadió otros dos puestos más de finalistas con David Bustos, séptimo en los 1.500 metros, y Beatriz Pascual, octava en los 20 kilómetros marcha.

 

Y Ortega vuelve a ser una de las principales bazas para que el atletismo español siga apareciendo en el medallero. El actual subcampeón olímpico ha estado batallando con una lesión poco común en el pie conocida como síndrome de Morton, que le tuvo sin competir desde el mes de febrero hasta finales de junio, donde reapareció con buenas sensaciones en el Campeonato de España.

 

La otra opción fiable para intentar sumar una medalla se encuentra en el fondo, donde ha emergido de forma casi fulgurante el murciano Mohamed Katir, aspirante por su tremendo estado de forma, pero que también tendrá que lidiar con la presión de ese favoritismo en sus primeros Juegos Olímpicos. El atleta de Mula, de 23 años, llega Tokio a gran nivel después de haber 'devorado' entre junio y julio las plusmarcas nacionales de, por este orden, de los 1.500 (3:28.76), 5.000 (12:50.79) y 3.000 metros (7:27.64) en poder de Fermín Cacho (3:28.95), Alemayehu Bezabeh (12:57.25) e Isaac Viciosa (7:29.34), respectivamente.

 

Tras estos dos nombres, las opciones de medalla se reducen aunque siempre hay que tener una mirada puesta en la marcha, donde aunque los focos puedan estar en García Bragado, en los 20 kilómetros marcha puede haber buenas opciones con María Pérez, Álvaro Martín y Diego García Carrera, mientras que Ana Peleteiro se intentará codear con las mejores en un triple salto.

 

Tenis

El equipo olímpico español de tenis estará liderado por Garbiñe Muguruza y Pablo Carreño en los Juegos de Tokio 2020 en busca de las medallas, con la gran ausencia de Rafa Nadal, quien cuida cada vez más su calendario y renunció al asalto de un tercer oro. Sin el campeón de 20 'Grand Slams', España pierde su mejor opción de medalla pero mantiene un equipo competitivo, el que formarán Garbiñe Muguruza, Carla Suárez, Sara Sorribes y Paula Badosa en individual femenino y Pablo Carreño, Alejandro Davidovich, Pablo Andújar y Roberto Carballés, en individual masculino.

 

Además, las parejas inscritas para las pruebas de dobles, bajo el criterio técnico de Anabel Medina y Sergi Bruguera, capitanes de la Billie Jean King Cup y Copa Davis, son: Garbiñe Muguruza-Carla Suárez, Sara Sorribes-Paula Badosa, Pablo Carreño-Alejandro Davidovich y Pablo Andújar-Roberto Carballés.

 

Judo

El equipo olímpico español de judo llega reforzado como nunca por los resultados a los Juegos de Tokio 2020, con una delegación de siete judocas de la que salen grandes bazas e incluso favoritos a las medallas que se resisten a este deporte desde Sydney 2000.

Nikoloz Sherazadishvili (-90 kilos), Francisco Garrigós (-60), Alberto Gaitero (-66), Julia Figueroa (-48), Ana Isabel Pérez (-52), María Bernabéu (-70) y Cristina Cabaña (-63) tratarán de romper algo más que una sequía, un gafe de más de dos décadas, 21 años, sin subir al podio olímpico.

 

Kárate

Los karatecas españoles Sandra Sánchez y Damián Quintero sueñan, en el estreno olímpico de su deporte en Tokio antes de su desaparición del programa en París, con conquistar una histórica medalla de oro en el país del karate que refrende su dominio de los últimos años, con ambos liderando los rankings mundiales de la modalidad de kata.

El malagueño y, sobre todo, la talaverana son dos claros aspirantes a colgarse la presea dorada los días 5 y 6 de agosto en el Nippon Budokan, la 'casa de las artes marciales de Japón', donde podrían convertirse en los primeros, y quizás últimos, medallistas de la historia del deporte. España mostró su potencial en esta modalidad de 'figuras', pero no pudo clasificar a nadie para la de kumite (combate).

 

Vela

España acudirá con un potente equipo para participar en la vela de los Juegos de Tokio y con el que pretende volver a la senda de las medallas en el deporte olímpico más laureado a nivel nacional y que se marchó de vacío hace cinco años de Río de Janeiro. Un total de 19 medallas, 13 de oro, cinco de plata y una de bronce, ha cosechado la vela nacional en este evento, lo que le distingue como el mejor a nivel olímpico en España, seguido por el piragüismo, con 16. Santiago Amat, con su bronce en la clase 'Dinghy' en Los Angeles 1932, estrenó un medallero que tuvo su mejor época desde Montreal 1976 a Londres 2012.

 

Así, Joan Cardona, actual subcampeón del mundo de la clase 'Finn' y el más joven del equipo, y las parejas formadas por Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez, bronces en el Mundial y plata en el Europeo de 470, y por Tara Pacheco y Florian Trittel, de Nacra17, encabezan sus respectivas clasificaciones mundiales y son buenas bazas.

 

Además, Patricia Cantero y Silvia Mas se presentan en Japón como las terceras del ranking mundial de 470, una clase de la que son las actuales campeonas del mundo, al igual que Támara Echegoyen, la única que puede presumir de ser ya oro olímpico del equipo (en 'match-race' junto a Sofía Toro y Ángela Pumariega en Londres 2012), y Paula Barceló en 49er FX, un título conquistado en 2020 en un Mundial donde Diego Botín e Iago López Marra fueron subcampeones. Unos éxitos que dan opciones a estas tres tripulaciones también de brillar en los Juegos.

 

Taekwondo

El taekwondo español acude a los Juegos Olímpicos de Tokio con un equipo formado por Adriana Cerezo, Adrián Vicente, Javier Pérez y Raúl Martínez, con el que espera poder mantener el idilio que arrastra desde Londres 2012 donde ha aportado cinco medallas al medallero y siempre ha tenido representantes hasta las rondas finales.

Este deporte de contacto, que fue de exhibición en Seúl'88 y Barcelona'92, se introdujo en el programa olímpico en Sydney 2000 y desde entonces, España siempre ha estado en la pelea por el podio, aunque sus mejores éxitos se han producido en las dos últimas citas.

 

Gimnasia

España estará representada en los Juegos Olímpicos de Tokio en la gimnasia únicamente en la modalidad de artística, la única que logró clasificarse de forma exitosa con los equipos masculino y femenino y que se aferra a la figura de Rayderley Zapata para optar a medalla.

La gimnasia artística estará sola en la capital japonesa, ya que la rítmica no logró meter a nadie ni individualmente y, sobre todo, por conjuntos, lo que le impedirá defender la brillante medalla de plata que se conquistó en Río de Janeiro hace cinco años, mientras que tampoco se clasificó nadie en la modalidad de acrobática.

 

Balonmano

Las dos selecciones del balonmano parten con muchas opciones, después de la plata de Las Guerreras en el Mundial de Japón; y del bronce de Los Hispanos en el Mundial de Egipto. El objetivo será acabar bien colocada una primera fase que incluye algún rival de peso, y esperar los cruces por las medallas.

 

Hockey

Las selecciones españolas de hockey sobre hierba partirán entre las candidatas a estar en la pelea por un podio siempre caro en el torneo de los Juegos Olímpicos de Tokio porque cuenta con muchos pretendientes, aunque el primer y principal objetivo es superar la fase de grupos de la que pasan los cuatro mejores de seis.

 

Este deporte, al igual que el baloncesto, el waterpolo y el balonmano, logró el primer éxito de volver a clasificar a sus dos combinados para la cita de la capital japonesa, una tradición para el masculino, que no falla desde su exitoso estreno en Roma en 1960, y la séptima ocasión para el femenino.

 

El hockey hierba consigue este doblete por sexta ocasión desde que las mujeres entrasen en el programa en Moscú'80 y tras hacerlo en Barcelona'92, Atlanta'96, Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008 y Rio 2016, pero el estar en la pelea por las medallas se resiste desde hace 13 años para los chicos y desde hace 21 para las chicas.

Noticias relacionadas