Las obras ya en marcha y las que nos esperan en 'el año de las zanjas'

El calendario con las obras previstas hasta mayo de 2019 y cuáles se han retrasado para el listado de inauguraciones electorales.

Fecha tope: 2 de abril

 

Según la normativa, las inauguraciones están prohibidas desde 54 días antes de la fecha de las elecciones; toda vez que parece claro que las municipales y autonómicas serán el 26 de mayo, coincidiendo con las elecciones europeas, la fecha límite para los 'cortes de cinta' es el 2 de abril. Toda obra o inversión de la que se quiera presumir tendrá que estar lista para inaugurar o para enseñar antes de esa fecha: después no está permitido.

Hace mucho que el resto de grupos de la corporación se dieron cuenta de que el último año de la legislatura iba a ser el de las obras. "El PP está retrasando intencionadamente obras de envergadura para hacerlas coincidir con el período electoral". Esta es la denuncia que hizo José Luis Mateos en enero de 2018 y sólo unos pocos meses han servido para darle la razón. Alfonso Fernández Mañueco prepara una despedida por todo lo alto, aunque también podría ser una falta de previsión del mal estudiante y son proyectos que, de tanto esperar, se han acumulado...

 

Sea como fuere, a base de proyectos anunciados hace tiempo, postergados durante meses o años y de anuncios de última hora, se avecina un año de calles levantadas y mucha maquinaria de obra. Entre lo que se ha postergado estos años y la obra nueva que 'coincide' en el final de la legislatura, Fernández Mañueco ha preparado un calendario de inauguraciones que llenará de fotos y cortes de cinta los últimos meses de su mandato, y que alimentarán su campaña autonómica.  Veremos si el calendario no le juega alguna mala pasada como en 2015 con las fallidas inauguraciones del nuevo parque de La Alamedilla y de la ciudad deportiva de La Aldehuela.

 

En la lista, la renovación de pavimento y soportales de la Plaza Mayor, pendiente desde hace años y que se va a hacer durante 2018. Contando con que se hará en fases y dura ocho meses, apunta a época preelectoral. Lo mismo ocurre con el nuevo vial del Hospital, que tiene un plazo de ejecución de doce meses: es fácil que esté para abrir antes de abril de 2019. En situación similar está la anuncia reforma del paseo de Canalejas, recién iniciada y que, con ocho meses de plazo, apunta a principios de 2019.

 

También se han anunciado obras el el acceso Norte y acceso Sur de Salamanca, vías en las que se actuará sin esperar a la cesión por parte del Estado, ya que son de titularidad estatal. Están pendientes de ejecutar obras en varios parques y la instalación de nuevos juegos infantiles, además de la última fase de los accesos de la ciudad deportiva de La Aldehuela.

 

Entre los casos más descarados, el de la reforma de la piscina de San José. El compromiso es de 2011 pero el equipo de Gobierno ha esperado al último momento: los vecinos se quedan sin piscina este verano (y quién sabe si el próximo) para que se hagan las obras de climatización. Duran 12 meses y no están ni adjudicadas: no va a ser fácil que estén a tiempo.

 

A la lista se pueden apuntar la reforma de la plaza de Los Bandos si es que finalmente sale adelante y la del centro de recepción de visitantes, un caso palmario de retraso electoral: su proyecto está listo hace año y medio, pero ni siquiera se ha gastado lo presupuestado este año para pagarlo. 

 

Proyectos ya en marcha como el nuevo centro Victoria Adrados también han acelerado para estar a tiempo. Su plazo de obras es de dos años y se ha adjudicado con margen para que esté listo antes de verano de 2019, con lo que será susceptible al menos de visita a obra en época preelectoral. También se ha retomado en la fecha más propicia el proyecto para convertir la torre de los Anaya en centro cultural, anunciado en 2015 y con el que no se ha dado ni un solo paso hasta ahora: está previsto tenerlo operativo en 2019, tras dotar presupuesto en 2018.

 

A la lista se pueden sumar obras pendientes como el arreglo de la pesquera de Tejares que se derrumbó hace casi tres años y su conversión en zona de ocio, ya adjudicada pero no iniciada; la reconstrucción de la pesquera del Tormes y el dragado del río, ya empezados; el cambio del césped artificial en el campo de fútbol de Garrido, que lleva tiempo pendiente y no se hizo el verano pasado por una mala gestión; o las nuevas instalaciones futbolísticas en el Zurguén de las que poco se sabe y que va a ser casi imposible que esté listo para inaugurar no ya la próxima temporada, sino la siguiente.

 

En cuanto a las obras ajenas al Ayuntamiento, Fernández Mañueco también podrá hacer la campaña autonómica correspondiente con los avances del nuevo Hospital de Salamanca, para el que se anuncian los primeros traslados al nuevo edificio a finales de 2018, cuando tenía que haber estado terminado en 2014. Otro tanto ocurre con la estación de autobuses, pendiente de renovar más de una década y con 45 años a sus espaldas: las obras, con 18 meses de plazo para su finalización, empezaron tarde lo que complicará que esté terminada justo a tiempo para la foto... pero no impedirá la habitual visita a obra.

 

Para 2019 y 2020 el Ayuntamiento ya ha anunciado proyectos como el de las nuevas pasarelas sobre las vías férreas y el río Tormes, que quedan para la próxima legislatura.