Las obras en el colegio San Bartolomé destapan restos arqueológicos de una iglesia del siglo XII

Las excavaciones en el solar del histórico colegio mayor afloran restos que probablemente corresponden a una iglesia desaparecida del siglo XII y, aunque estaba previsto que afloraran, pueden obligar a cambiar el proyecto.

La empresa responsable de la rehabilitación del colegio mayor de San Bartolomé ha tenido que detener las obras al aparecer bajo el edificio lo que podrían ser los restos de la iglesia del mismo nombre, fechada en el siglo XII, que se sabe estuvo en este lugar que ha ocupado durante décadas el 'Bartolo'. La aparición de estos restos era algo previsible porque la ubicación de la antigua y desaparecida iglesia era conocida y porque se encuentra en un entorno, el de la calle Balmes, con restos de varias épocas. Este contratiempo puede retrasar la obra para que el histórico colegio mayor se convierta en nueva sede de Cursos Internacionales.

 

La aparición de estos restos se ha conocido en la comisión informativa de Fomento y Patrimonio de este martes en el Ayuntamiento de Salamanca, en la que se ha explicado que la entidad de los mismos se tiene que analizar y puede obligar a cambiar el proyecto. En los primeros sondeos tiempo atrás ya se había comprobado que había restos de la que se sabe que estuvo ahí, la iglesia de San Bartolomé, templo del siglo XII, lo que llevó a descartar la posibilidad de hacer un parking subterráneo. Tras desalojarse el edificio, se optó por dejar solo las fachadas y el resto se ha demolido, y en las excavaciones han aparecido los restos. Está pendiente estudiarlos para analizar su importancia y tomas las decisiones correspondientes. Se suman a los muchos que hay repartidos por la Salamanca subterránea.

 

La reforma de uno de los históricos colegios mayores de la Universidad de Salamanca, que data de 1401, está adjudicado a la empresa Ferrovial y tiene un presupuesto de 6 millones de euros. Consistirá en vaciar el interior y, con la misma fachada (al menos, parcialmente), construir una nueva distribución interior con aulas y equipamientos para ser la sede de Cursos Internacionales, un programa prioritario de la Usal que ahora funciona repartido por diversas dependencias. El nuevo 'Bartolo' tendrá 31 aulas, un gran salón de actos y un laboratorio de idiomas, además de biblioteca y diversas salas de trabajo, repartidos en dos plantas con capacidad máxima de 1.200 personas.

 

Los trabajos de reforma icluían catas arqueológicas en una primera fase, ya que los expertos de la universidad ya sospechaban que bajo el edificio podrían estar los restos de la antigua y desaparecida iglesia de San Bartolomé, del siglo XII. En la reforma se conservarán las fachadas históricas del inmueble y se derribarán las que no corresponden a su estilo, añadidas posteriormente, o que no casan con el nuevo uso que se le va a dar.

 

El inmueble actual es resultado de construcciones sucesivas. A medida que la Universidad fue adquiriendo solares, el edificio se fue ampliando. En la primera obra, de 1942, se mantuvo la estructura del Colegio de la Magdalena. En 1958 sufrió una importante ampliación y en 1993 fue de nuevo objeto de reformas aunque en el siglo XXI finalizó su uso residencial.

Noticias relacionadas