Las nuevas bases de SalenBici terminan con tres años de chapuza en la plaza de Santa Eulalia

La instalación de los soportes para el alquiler municipal devuelve a la plaza el acabado que merece tras años con cables, soportes y pegotes de cemento a la vista de una obra mal rematada.

Cerca de tres años ha habido que esperar para que la plaza Santa Eulalia se libre de una chapuza impropia de un lugar céntrico y con encanto como este. Este viernes ya lucían instalados los puestos en los que se enganchan las bicis para que las dejen y recojan los usuarios del sistema municia pero durante mucho tiempo ese mismo lugar ha sido un peligro. El motivo, un remate deficiente de una obra que nunca terminaba de hacerse.

 

Los nuevos elementos son bases del sistema de alquiler, similares a las que hay por toda la ciudad y que forman una red cada vez más amplia, que pronto incorporará bicicletas eléctricas. Con su instalación, además de ampliar las posibilidades de los usuarios, se logra resolver una chapuza que llevaba mucho tiempo a la vista.

 

Tiempo atrás, la anterior concesionaria municipal de los trabajos eléctricos intentó poner allí bases del sistema SalenBici, pero no tuvo ningún éxito. Cuando se desestimó la idea, no se remató bien la obra y durante años el lugar fue un peligro porque la empresa había dejado a la vista conducciones, cables, soportes y unos pegotes de cemento que sobresalían; todo ello era un campo de minas para quien osara pasar por ese tramo de acera, camino de la plaza o del parking que tiene un acceso justo al lado.

 

Para intentar resolverlo, se buscaron todo tipo de soluciones, primero provisionales como las vallas, y después más imaginativas, como colocar unos bancos sobre los elementos sobrantes, evitando que se pisara por allí. Ahora, tres años después, se ha resuelto como debía: instalando bien los soportes de bicicletas.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: