Las mancomunidades dan la voz de alarma y avisan de que su disolución “no será nada fácil”

Los presidentes de estos colectivos señalan que “no vivimos de las ayudas ni debemos nada a nadie porque somos autosuficientes. Nos gestionamos a la perfección”.

El anuncio del gobierno del mantenimiento de las diputaciones y de la supresión de muchas mancomunidades ha levantado la voz de alarma entre estos colectivos en la provincia de Salamanca que cuenta con 32, aunque a éstas hay que restarles las mancomunidades del agua cuyo mantenimiento es diferente al del resto.

 

Por ello, y ante esta situación, varios de los presidentes de las mancomunidades de la provincia de Salamanca han mantenido varios encuentros para analizar esta situación en incluso han recogido firmas de 18 de estos colectivos y de cerca de 200 ayuntamientos parta evitar la supresión que se ha decretado en un borrador por parte de la Junta y por orden del gobierno central.

 

Así, los representantes de estos colectivos han señalado que estas asociaciones “se autofinancian y no dependemos de ninguna ayuda ni subvención porque tenemos nuestros propios recursos y son los ayuntamientos los que corren con todos los gastos y salvo algunas que están mal gestionadas, las menos, el resto funcionan a la perfección”, apuntan a este diario.

 

Pero no todo queda ahí porque en cuanto a su posible disolución como ha planteado el Gobierno, “ésta no va a ser fácil porque hay mucha maquinaria y dinero invertido en las mancomunidades y eso no lo vamos a perder, ni mucho menos, por lo que no lo van a tener fácil, no vamos a tirar por la borda todo lo que hemos creado”, añaden.

 

No hay que olvidar que las mancomunidades realizan funciones relativas al arreglo y mantenimiento de caminos y de carreteras o la recogida de las basuras o el arreglo del sistema eléctrico, “algo que pagamos y gestionamos los ayuntamientos”, según señalan algunos presidentes de estos colectivos.

 

Por tanto, más de 20 mancomunidades están en peligro (las del agua no se van a tocar) si el gobierno sigue adelante con su decisión de suprimirlas con el objetivo de ahorrar 3.500 millones de euros, según sus cálculos, haciendo mucho daño a una comunidad como Castilla y León y a una provincia como Salamanca donde este tipo de asociaciones entre los diferentes municipios son básicas para garantizar unos servicios básicos que de otro modo no podrían  tener ni nadie se los prestaría.

Noticias relacionadas