Las ludotecas municipales albergan a más de 1.300 familias: "Se necesitaba este recurso de conciliación"

Visita de Ana Suárez y Almudena Parres al servicio de ludotecas

La limpieza de cada espacio se realiza de forma continua y los mayores de seis años deben llevar mascarilla. 

Las concejalas de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Participación Social y Voluntariado, Ana Suárez y Almudena Parres, respectivamente, han visitado esta mañana la ludoteca del colegio ‘Meléndez Valdés’. Se trata de uno de los centros municipales y colegios de la ciudad donde se está desarrollando la campaña de verano para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, que en esta ocasión dispone de un presupuesto ampliado en 80.000 euros para adaptarse a las consecuencias sanitarias y socioeconómicas del Covid-19.

 

Las ludotecas, que comenzaron su actividad el 29 de junio y permanecerán abiertas hasta el 4 de septiembre, ofrecieron inicialmente 3.570 plazas, para niñas y niños nacidos entre los años 2008 y 2016, de las cuales se han cubierto aproximadamente 1.350. Los programas se ofrecen por quincenas naturales, dando respuesta a las demandas de las familias, aunque se contempla la posibilidad de que un niño o niña esté el mes completo si así lo necesitase, o bien por necesidades socio-familiares.

 

Aún hay plazas disponibles en todos los centros en el mes de agosto, existiendo la posibilidad de presentar solicitudes de inscripción, en caso de familias que requieran un apoyo de conciliación por circunstancias laborales. Las familias interesadas deben solicitar información en el Centro de Acción Social que le corresponda.

 

Se mantienen los servicios de Madrugadores (desde las 7:45 hasta las 9:30 horas) y de Tardones (de 13:30 a 15:15 horas), incluyendo este último la posibilidad de comedor en los centros habilitados. A mayores, las actividades de 9:30 a 13:30 horas se están desarrollando desde finales de junio hasta comienzos de septiembre, principalmente al aire libre para aumentar la seguridad.

 

Durante la visita, la concejala Ana Suárez ha manifestado que “este era un verano diferente en el que no sabíamos cuál iba a ser la respuesta de las familias a la campaña de verano. Lo que hemos visto es que más de 1.300 familias salmantinas necesitaban este recurso de conciliación y es muy satisfactorio poder ofrecerlo con todas las garantías sanitarias, pero manteniendo la calidad socioeducativa que le caracteriza”.

 

Suárez ha añadido que “en esta edición hemos contado con 17 solicitudes de niños con necesidades educativas especiales y para ellos también se ha diseñado un programa adaptado con los monitores especializados necesarios”.

 

Los nueve centros municipales donde se lleva a cabo la campaña de verano son los Centros de Acción Social (CEAS) distribuidos por la ciudad; en concreto Centro, Vistahermosa, San José, Garrido Norte y Sur, Pizarrales, Puente Ladrillo, El Rollo, San Bernardo y Zurguén; mientras que los centros de participación social son Luis Vives, Miraltormes, Miguel de Unamuno, Aula Ambiental de Huerta Otea y Tejares.

 

Medidas de seguridad

 

Para el desarrollo de la campaña de verano se ha implementado el protocolo preventivo para evitar el riesgo de contagio exigido por las autoridades sanitarias. Su diseño se ha adaptado a las medidas preventivas, con actividades de interior o exterior que permitan mantener la distancia social, para lo que ha sido necesario prever el doble de espacios que en la edición anterior. Así, como novedad, este año se están llevando a cabo actividades en los colegios Padre Manjón, Lazarillo de Tormes, Juan del Enzina, Meléndez Valdés, La Asunción, Caja de Ahorros, José Herrero, Pizarrales y Villar y Macías.

 

Entre otras medidas, se ha previsto la disminución de la ratio monitor-participantes tras duplicarse el número de contrataciones, estableciéndose un máximo de ocho menores por cada monitor. Además, hay conserjes en cada centro para aumentar las medidas de seguridad.

 

Sobre este punto, la concejala Almudena Parres ha destacado que “las actividades municipales se llevan a cabo con estrictas medidas de seguridad, siguiendo el protocolo preventivo para evitar el riesgo de contagio exigido por las autoridades sanitarias, que está a disposición de padres y madres para su consulta. Hemos reorientado toda la programación, priorizando las actividades de exterior que permitan mantener la distancia social y contratado a más monitores para disminuir la ratio de niños a atender”, añadió.

 

La limpieza de cada espacio se realiza de forma continua y los mayores de seis años deben llevar mascarilla, proporcionada por el ayuntamiento a las familias con menos recursos, así como el material para el desarrollo de las actividades.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: