Las invitaciones para la proyección de la película 'El Pastor' se repartirán este lunes en el Teatro Liceo

Las invitaciones para asistir a la proyección de 'El pastor', la última película del director salmantino Jonathan Cenzual Burley que se rodó en 2015 en Salamanca y cuya proyección está prevista para el viernes 9 de diciembre a las 21.00 horas, se repartirán este lunes.

 

Las invitaciones se repartirán en la taquilla del Teatro Liceo a partir de las 11.00 horas y tan sólo se entregarán dos por persona.

 

La 'premier' mundial tuvo lugar en el Festival de Cine de Montreal, uno de los más prestigiosos del mundo, y hasta el momento ha participado en los festivales de Mannheim-Heidelberg Gijón, Toulouse y Denver. Además, se le otorgaron los premios a mejor película, mejor director y mejor actor en el Festival de Raindance en Londres el festival más importante de cine independiente de Europa.

 

La película incluye también en su reparto  a actores y actrices salmantinas como Miguel Martín, protagonista de la historia, Alfonso Mendiguchía, Maribel Iglesias, Maite Iglesias y Juan Luis Sara, entre otros.

 

El director, Jonathan Cenzual Burley, nació en Salamanca en 1980 y se mudó a Inglaterra en 1996. Después de trabajar en diferentes programas de televisión, grabó su primer largometraje, 'El Alma de las Moscas', en 2010, el cual fue seleccionado en algunos de los mejores festivales del panorama mundial y en 2013 grabó su segundo largometraje, 'El Año y la Viña', que fue distribuido en cines y DVD/VOD en el Reino Unido.

 

La historia gira en torno a un pastor que vive modesta, pero apaciblemente en una casa de un pueblo del interior de España, un ambiente lo suficientemente bucólico para él como para ignorar las ofertas que le llegan desde una constructora que pretende comprar su terreno para edificar una urbanización y un centro comercial.

 

Frente a la negativa del pastor a vender sus tierras, se encuentran las ansias de dinero de los dueños de los terrenos colindantes, que sólo responden a la lógica de sus propios intereses.

 

Esta eterna lucha de intereses se desarrolla en un mundo rural y claustrofóbico con un trasfondo de esqueléticas mesetas y ciudades dormitorio donde, como si de un western moderno se tratase, todo se va deshilachando hasta hacer que, lo que a primera vista es un simple desacuerdo por una venta de terrenos, converja en un inevitable y violento final. Una metáfora sangrienta de la codicia de aquellos que, por llevar a cabo sus planes, no dudan en utilizar cualquier método.

 

Ha participado en la Sección Oficial en Mannheim-Heidelberg, el segundo festival más importante de Alemania y uno de los más importantes del panorama internacional.