Actualizado 00:44 CET Versión escritorio
Salamanca

Las gasolineras salmantinas tendrán seis meses más de plazo para cumplir la obligación de poner puntos de recarga

MOVILIDAD

El Gobierno da seis meses más a las gasolineras pequeñas para instalar puntos de recarga para coches eléctricos: tendrán 27 meses una vez se apruebe la nueva ley.

Publicado el 25.06.2019

Las pequeñas gasolineras tendrán seis meses más de plazo, hasta 27, para instalar puntos de recarga eléctrica para vehículos que, sin embargo, ya no serán de una potencia de al menos 22 Kw sino de 50 Kw, al tiempo que estos puntos serán obligatorios desde el primer día en las nuevas estaciones de servicio y en los nuevos edificios entre otras instalaciones. Una medida que afecta a, al menos, tres gasolineras de Salamanca que tendrán ese margen extra una vez se apruebe el anteproyecto de Ley con el que el Gobierno quiere dar un empujón definitivo a la movilidad eléctrica.

 

Así consta en un nuevo borrador de junio del anteproyecto de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que mantiene el grueso del borrador inicial aprobado, pero incorpora diversas modificaciones. Una de las medidas que se mantiene es la obligación de poner puntos de recarga en las gasolineras que más vendan. En concreto, las 1.200 gasolineras que más carburante venden estarán obligadas a poner puntos de recarga; son una pequeña parte de las 11.495 estaciones de venta de carburante que hay repartidas por España.

 

Las que venden 10 millones de litros tendrán nueve meses a partir de que se apruebe el decreto para poner, al menos, un punto de recarga; estas están en grandes ciudades y autovías con mucho tráfico. Las que facturan menos, entre 5 y 10 millones de litros, tendrán 27 meses para poner un punto de suministro de coche eléctrico. Este plazo también regirá para las gasolineras que más vendan en las provincias donde ninguna estación facture cinco millones de litros al año. También estarán afectadas las gasolineras en tramos de autopista con mucho tráfico.

 

En el caso de Salamanca, las afectadas son muy pocas. En toda la provincia se venden unos 30 millones de litros de carburante de automoción al año, entre gasolinas 95 y 98 octanos y gasóleo A que se reparten entre 90 estaciones de servicio. Según fuentes del sector, no más de tres estaciones de servicio facturan lo suficiente para entrar dentro de las exigencias del Gobierno, y esas serán las nuevas electrolineras que se sumarán a la escasa red salmantina.

 

El texto precisa el anterior borrador sobre la obligaciones de las gasolineras para instalar las infraestructuras de recarga que anteriormente debían tener una potencia igual o superior a 22 Kw frente a los 50 Kw de la nueva propuesta, más del doble. Asimismo, añade que el objetivo no es ya que la recarga sea rápida o semirápida, sino que se ciñe a que sea "rápida".

 

Del mismo modo, modifica también el volumen agregado de ventas de gasolina y de gasóleo que deberán tener los titulares de estaciones de servicio en la obligación de instalar las 'electrolineras', ya que antes el mínimo debía ser 5 millones de litros y ahora este límite se duplica, hasta los 10 millones de litros para que las estaciones instalen estos puntos en un plazo no superior a 21 meses tras la aprobación de la ley.

 

En el caso de las más pequeñas, las que tienen un volumen de ventas de entre 5 y 10 millones de litros, también quedarán obligadas, aunque dispondrán de seis meses más, hasta 27 treintenas para poner en marcha estas infraestructuras.

 

Eso sí, serán más caras. Según el sector de las estaciones de servicio, poner un punto de recarga para eléctricos que cumpla con las exigencias del proyecto de decreto (22 kW que se abastezca con renovables y permita cargar en 20 minutos) cuesta unos 100.000 euros. Al subir la exigencia de potencia a 50 Kw la inversión será mayor.

COMENTARComentarios