Las gasolineras automáticas copan la lista de mejores precios para repostar tras la vuelta a la legalidad

Las estaciones de servicio sin personal o 'low cost' ofrecen los mejores precios para repostar tras haber estado en entredicho. Su presencia rebaja las tarifas en el resto de las gasollineras.

Las gasolineras low cost o automáticas ocupan este comienzo de agosto las mejores posiciones en el ránking de precios de los carburantes en Castilla y León. A pesar de las restricciones impuestas en su día por la administración regional, y revertidas mediante expediente de la Unión Europea, las gasolineras desatendidas se han recuperado y destacan por ofrecer algunos de los precios más bajos a la hora de repostar: hasta 300 euros al año nos podemos ahorrar.

 

Castilla y León cuenta con unas 60 estaciones de servicio de este tipo, menos de un 5% de todas las que hay. En octubre 2016 los empresarios que las implantaron se vieron en jaque cuando la Junta decidió prohibirlas sin escuchar a la CNMC ni a Europa. Sin embargo, año y medio después la administración regional tuvo que dar marcha atrás a su decisión. El motivo, un expediente de Europa por prácticas contra la competencia. Las autoridades europeas consideran válido el modelo de gasolineras automáticas, sin personal que las atienda, y multaron a la Junta que tuvo que legislar en sentido contrario.

 

La situación volvió a su estado original en abril de 2018 y ahora la presencia de este tipo de estaciones de servicio está totalmente consolidada. Su principal argumento sigue siendo el precio. Los menores costes al no tener personal y ser de autoservicio total se trasladan a las tarifas finales, y eso se nota. En Castilla y León, las 'low cost' y automáticas están en los puestos más destacados de los ránking de mejores precios.

 

De las gasolineras de pertenecientes a la asociación nacional, prácticamente todas están entre las tres más baratas de su provincia. Es el caso de Moraoil en Zamora; de Low Cost San Cristóbal y GasExpress en Valladolid; de Eureka en Soria; o de Low Cost Carburantes en Salamanca y Monte La Reina en Peñaranda de Bracamonte. En todas ellas se puede repostar carburante, especialmente en el caso del gasóleo, por debajo de la media provincial y nacional.

 

Además, su efecto en los precios se extiende al resto de gasolineras: según un estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la presencia de una estación de servicio automática provoca una reducción media de los precios de gasolineras de su entorno. En promedio, este efecto competitivo se sitúa en el 0,48% (0,32c€/l) para el gasóleo A y en el 0,21% (0,13c€/l) para la sin plomo de 95 octanos.

 

Ante la entrada de una estación de servicio automática en su entorno, las estaciones de servicios independientes reducen sus precios en un 2,16% en gasóleo y un 1,80% en sin plomo 95. Por su parte, las estaciones abanderadas y verticalmente integradas reducen sus precios en un 1,15% y un 0,26%, respectivamente, en gasóleo y un 0,79% y nada, respectivamente, en gasolina.