Las fiestas de septiembre en Salamanca: nada en la calle, estocada a la Feria Taurina y se salva Salamaq

El charolés fue la decepción de la subasta (Fotos: Chema Díez)

La distancia social deja a Salamanca si el 'grueso' de sus Ferias y Fiestas: ni conciertos en la Plaza Mayor ni Feria de Día. Pero hay eventos que se pueden salvar, aunque unos lo tienen más difícil que otros. Esto es lo que se puede salvar y lo que no.

La decisión de la Junta de Castilla y León, de acuerdo con los ayuntamientos, de suspender todas las fiestas patronales y municipales durante este verano va a dejar a Salamanca sin sus tradicionales Ferias y Fiestas, pero hay un resquicio para que algunos de sus eventos se celebren. Y es que la prohibición afecta fundamentalmente a los grandes eventos masivos, públicos y, generalmente, gratuitos que adornan los programas de fiestas, pero la normativa de la junta da margen a eventos aislados. Estas son las claves de la regulación para este verano.

 

Las Ferias y Fiestas de 2020 no se celebrarán, al menos, no como las hemos entendido desde hace décadas. La decisión se ha tomado ante la imposibilidad literal de asegurar que se cumple la distancia social en este tipo de celebraciones. Esta situación deja a Salamanca sin conciertos en la Plaza Mayor, sin Feria de Día, sin espectáculos de calle... grandes eventos que generan aglomeración de personas y que son consustanciales a las celebraciones patronales de septiembre. Solo se podrían celebrar espectáculos aislados con distancia de seguridad y límite de aforo.

 

Ese podría ser el caso de algunos de los mercados tradicionales o de parte de la programación cultural, que podría celebrarse con aforos controlados y distancia social, algo que está permitido. Son hasta mil personas al aire libre y 500 en recintos cerrados, sin superar el 75% de aforo nunca. Un concierto de la orquesta municipal en la Plaza Mayor, con gente sentada, sillas separadas y no más de mil personas se podría celebrar. Pero los multitudinarios conciertos en la misma plaza, de ninguna manera.

 

Pero es que, además, las Ferias y Fiestas se componen de otros eventos masivos que pueden tener cabida, pero con limitaciones. Es el caso de la feria ganadera y de maquinaría, que se puede regir por la norma establecida para mercados y mercadillos y, por otro lado, lo marcado para mercados de ganado. Es un evento que se celebra en un recinto al aire libre, pero que también tiene actos en pabellones cerrados, en el que se puede controlar el aforo y acceso. Así que Salamaq se podría salvar este año.

 

En el primer caso, los mercados que desarrollan su actividad en la vía pública al aire libre o de venta no sedentaria, conocidos como mercadillos, no podrán superar el 75% de los puestos habituales o autorizados, limitando la afluencia de clientes de manera que se asegure el mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal. En el caso de los mercados de ganado y entes feriales que desarrollan su actividad en espacios cerrados, no se podrá superar el 75 % de las plazas permitidas para los animales y no superar los dos tercios del aforo máximo para el público.

 

Combinando estas dos normas, la feria agropecuaria y ganadera de Salamanca se podría celebrar con límite para actos como el concurso, las subastas o la exposición de maquinaria, y también para el pabellón central.

 

Feria taurina

Otra cuestión es la feria taurina, ya que tendrá limitación de público y eso complica su viabilidad. Según la normativa difundida por la Junta, las corridas de toros están permitidas como cualquier espectáculo con la limitación de aforo. Podrán desarrollar su actividad taurina siempre que cuenten con butacas preasignadas y no se supere el 75% del aforo autorizadoNo estarán permitidos los espectáculos taurinos de calle como los encierros ya que es imposible mantener la distancia social.

 

Sin embargo, para el resto de eventos se habla de una limitación de mil personas al aire libre y de 500 en interior. Si los espectáculos taurinos tienen más margen, podría ser una ventaja para la empresa que programa el ciclo de septiembre en Salamanca, que lo tenía difícil con las normas fijadas por el Estado, muy restrictivas, que permitían 800 personas como máximo en una Glorieta que tiene 11.000 asientos. Si pudiera aprovechar el 75% de su aforo, sería otro cantar, aunque sigue siendo difícil por el reducido margen económico.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: