Las extras de Salamaq: hasta 6.000 euros para cada unos de los 'elegidos' de Javier Iglesias

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, se dispone a hacer el balance de Salamaq 2016.

La Diputación vuelve a premiar con generosidad a los 'elegidos' para la feria: 6.000 euros al coordinador y 3.000 por cabeza a tres habituales por unos pocos días de trabajo.

La Diputación de Salamanca ha redoblado su esfuerzo económico para compensar lo que denomina "especial rendimiento" de un grupo de elegidos de cara a la feria agropecuaria Salamaq. Así se pone de manifiesto a la vista de los decretos de presidencia con los que se confirma el pago de importantes cantidades a una serie de empleados designados de manera discreccional para tareas relacionadas con la feria y a los que, año tras año, La Salina premia con generosidad... aunque sólo en algunos casos: a muchos se les compensa en días y otros, como los dos empleados que gestionaron 11.000 instancias en pocos días, con 11 euros. En este caso, también se han dado prisa: el pago se ha firmado en diciembre, cuando muchos trabajadores esperan meses.

 

Según la resolución de presidencia número 4.535 de 7 de diciembre de 2016, a la que TRIBUNA ha tenido acceso, por decreto del presidente Javier Iglesias se ha decidido pagar nada menos que 15.000 euros a cuatro personas por su desempeño en la última feria. A falta de conocer el resto de cantidades, apunta a récord: el primer año gastó 38.000 euros para pagos extras a 36 personas 'liberadas' para la primera edición bajo la organización directa de la Diputación; y el segundo, 2015, pagó 18.000 euros a los 16 elegidos. Todo, por unos pocos días de trabajo ¿Cuál es la identidad de los premiados este año?

 

En primer lugar está el nuevo coordinador de la feria, José María Hernández. Ha sido complementado con 6.000 euros por su trabajo. Hernández fue presentado el 27 de julio, a poco más de un mes del inicio de la feria (7 de septiembre); fue el único candidato a un puesto de libre designación que en toda la casa se sabía tenía nombre y apellidos. Se ocupó de las labores diarias de organización que habían llevado a cabo antes los vicepresidentes de la Diputación.

 

 

LOS MISMOS NOMBRES DE SIEMPRE

 

El primer decreto que ha salido a la luz confirma también el pago de una importante cantidad por este especial desempeño a más integrantes del equipo de la feria de septiembre. En este documento aparecen tres nombres que no faltan desde hace años a su 'cita' con la agropecuaria. Se trata del responsable de comunicación, Pedro Martín Becerro, y de María José Muriel y Teodoro Sánchez: todos ellos aparecen en el listado de los seleccionados en los últimos años. Este año la gratificación ha sido de 3.000 euros por unos pocos días de feria.

 

Lo curioso es que no sólo han percibido las extras en las últimas ediciones, bajo el sistema implantado por Javier Iglesias, sino que ya lo hacían antes. Según los decretos a los que ha tenido acceso TRIBUNA, en 2011 estas tres mismas personas ya percibieron una importante remuneración "por el especial rendimiento en el desempeño de sju trabajo durante la XXXVIII Feria Agropecuaria", entonces organizada desde IFESA. A pesar de ello, la Diputación siempre les seleccionaba para estar en un equipo de apoyo y se les pagaba generosamente.

 

 

UNA GRATIFICACIÓN CRECIENTE

 

Además, esta remuneración no ha conocido los avatares de la crisis. En 2011, la extra para estas tres personas fue de 2.090 euros cada uno, en el escalón superior de este tipo de gratificaciones; el resto de los que estos años han sido premiados han cobrado entre 600 y mil euros. Pero es que, además, se ha actualizado casi de manera constante. En las ediciones 2014 y 2015 la extra para estas tres personas fue de 2.461 euros, y este año ya ha subido a 3.000 euros.