Las empresas que también resurgen con la construcción

El sector inmobiliario y de la construcción goza cada vez de mejores números. El año pasado, por ejemplo, la construcción crecía por encima de la media europea en septiembre, un 5,9%, cuando la UE registraba un 2,6%. Eso sí, era la primera subida tras dos meses consecutivos de caídas, como recogía la web Pisos.com.

 

Las expectativas se mantienen alta. El pasado mes de abril, los promotores cifraban en 150.000 las viviendas nuevas que serían necesarias para atender la demanda, según una información recogida por El Mundo. El diario se hacía eco también de las declaraciones de Daniel Cuervo, director gerente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima), que aseguraba que la cifra es óptima para que el mercado se mantenga sano, a la par que evitaría los problemas ya conocidos de la crisis económica.

 

Lo cierto es es que el sector inmobiliario volvió a ser el que más dinero de inversión extranjera captó en 2017. Según datos del Ministerio de Economía, 31.122 millones de euros brutos fueron invertidos en España desde el extranjero, un 0,7% más que en el año anterior, y un 25,6% más que en la media de los últimos cinco años. Era además la cifra más alta desde 2008. Luxemburgo fue el país que más dinero se dejó, un 21% del total.

 

De los sectores inmobiliarios y de la construcción, de manera directa o indirecta, dependen otras actividades empresariales. También estas están registrando buenos números en cuanto a cifras macroeconómicas, otra cosa sería analizar las condiciones, los salarios o la probable pérdida de poder adquisitivo de sus profesionales.

 

La limpieza

El de la limpieza es uno de esos sectores que giran alrededor de la construcción, sobre todo para la empresas que tienen entre sus servicios la limpieza de obra nueva.

 

Según un informe del Observatorio Sectorial DBK, el mercado ibérico de servicios de limpieza ha experimentado un ligero repunte en estos últimos tres años. Aumentó un 2% en 2016 y se estimaba un volumen similar al cierre de 2017, con una variación parecida en porcentaje (una subida del 1,9%), llegando a los 10.585 millones de euros. El mercado portugués, por su parte, crecía a un ritmo superior al español.

 

Puede tratarse de uno de los sectores que más sufren la llegada de una crisis, porque empresas y particulares deciden prescindir del gasto que supone externalizar los servicios de limpieza. Bien lo acometen por sí mismos, bien contratan a alguien que no es profesional y a quien no le hacen contrato. Esta práctica, que se extiende incluso a los periodos de bonanza, puede tener consecuencias indeseadas.

 

Empresas de limpieza de Madrid, como Innova FS Alcorcón, se comprometen a aportar la calidad máxima gracias a profesionales del sector, que usan los materiales adecuados y la maquinaria más avanzada. También proponen precios adecuados a los diferentes clientes en Madrid, así como una atención personalizada. Un modus operandi como el Innova FS Limpiezas hace que no merezca la pena correr riesgos.

 

Arquitectura y decoración de interiores

Es lógico pensar que, si crece el sector inmobiliario y de la construcción, también lo haga el de profesionales de la arquitectura. Pero los datos tienen su cara B.

 

Los arquitectos españoles ganan un 23% menos que sus colegas europeos y, claro, la diferencia es incluso mayor si hablamos de una arquitecta. En definitiva, no se recuperan ingresos al mismo ritmo que el negocio experimenta crecimiento, y los ingresos anuales de un arquitecto español son de 24.390, cuando la media europea está en 38.871 euros.

 

Son los datos que se desprenden del estudio Difundido por el Consejo Superior de Arquitectos de España, “Estado de la profesión de arquitecto en Europa 2016”. Nuestro país se quedaría así en la posición 13º entre los países analizados, siendo los británicos los mejor retribuidos. La media de mujeres profesionales, un 28%, también es 10 puntos más baja que la media europea, que asciende al 38%.

 

Precisamente a recoger las últimas novedades en arquitectura y decoración de interiores se dedica el blog https://www.visitacasas.com/, al que siempre es útil echar un vistazo.

 

Los cerrajeros

También los cerrajeros tienen más faena si hay más casas nuevas que equipar con cerraduras a la última, pero los datos no muestran que este fuera un sector especialmente castigado por la crisis.

 

De hecho, Diario de Mallorca recogía que algunos profesionales habían triplicado su trabajo con los cambios de cerraduras que se debían producir en procesos de desalojos y desahucios de inquilinos morosos. A ello se unía, además, que el incremento de la delincuencia propia de periodos de vacas flacas, desembocaba en el deseo de aumentar la seguridad en el hogar.

 

Los cerrajeros, ya se sabe, son aliados a la hora de evitar robos en viviendas. Sucede así con cerrajeros monclau, una empresa de Barcelona que abarca las aperturas exprés y de cajas fuertes, además de trabajar con las de seguridad.

 

Pese a los números, el sector también ha sufrido mucho intrusismo. En muchas ocasiones han advertido de falsos cerrajeros que se hacen pasar por profesionales y proponen tarifas irrisorias, a fin de aprovechar la llamada de un cliente para hacer copias de llaves y entrar sin forzar.

 

La rehabilitación de fachadas

Al margen de la obra nueva, la reforma también ha experimentado crecimiento por el mayor crédito. Cuando estalló la burbuja inmobiliaria que sumergió a España en una profunda crisis, el Gobierno, los sindicatos y las empresas estudiaron métodos para que el sector reflotase, lo que derivó en políticas específicas como un plan cuatrienal puesto en marcha en 2012. Se terminaban las subvenciones para la construcción de viviendas de protección oficial y se destinaban las partidas disponibles a la rehabilitación y al alquiler.

 

Veían su oportunidad los profesionales dedicados a la rehabilitacion de fachadas y los trabajos verticales, como Dalí, en Sevilla, que también se dedica a la instalación de sistemas antipaloma.

 

No parece que la nueva vivienda vaya a desplazar a la reformas. Un estudio de 2016 de Houzz mostraba que los particulares españoles prefieren reformar su vivienda actual antes de comprar una nueva, preferencia significativa en el caso de los millennials. La renovación y la decoración pesan más a la hora de dotar de personalidad una casa, según Houzz.