Las empresas funerarias y su transformación digital

La necesidad de servicios funerarios es ineludible, sin embargo, las empresas que los prestan pueden diferir mucho entre sí, hay que saber escoger.

Se debe tener en cuenta que el momento de fallecimiento de un ser querido es muy difícil de afrontar, por lo general, las personas no tienen la concentración mental suficiente para encarar trámites legales y administrativos.

 

Las mejores empresas funerarias son las que ofrecen una atención cálida y cercana en esos momentos, facilitando los trámites y asesorando adecuadamente.

 

Además de eso, estas empresas han transformado sus procedimientos para incluir las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías.

 

Hoy en día internet se usa para casi todo, incluyendo contratar servicios funerarios. Veamos cómo funciona esto.

 

Servicios digitales

 

  • Pedir presupuesto. Empresas como Interfunerarias ofrecen la posibilidad de solicitar presupuesto a través de su página web, al completar una planilla digital. Este presupuesto lo hacen llegar al correo electrónico de manera oportuna para poder tomar una decisión rápida.

  • Comunicar fallecimiento. A través de la página web, se puede comunicar a la empresa, que ha ocurrido el deceso y que ya el cuerpo está listo para iniciar el servicio. En ese momento, se activa el procedimiento y los familiares pueden delegar todo el trámite en la empresa. De esa manera puede dedicarse a la despedida e interacción con otros parientes.

  • Atención permanente. Las empresas funerarias están disponibles las 24 horas del día y los 365 días del año, usando el sitio de internet para tal fin. Esto es muy importante, ya que es un servicio que no se debe postergar.

  • Floristería. La página web tiene una pestaña, mediante la cual se pueden encargar los arreglos florales necesarios para que todo quede como se quiere. Además, se puede ofrecer la posibilidad de que los asistentes al rito funerario también contraten las flores a través de la página web.

  • Información. A través de la página web se puede obtener la información pertinente acerca de la empresa y el servicio, así como de todas delegaciones existentes, como por ejemplo la funeraria en Salamanca, con sus direcciones y números telefónicos.

 

Características de una buena empresa funeraria

 

Es importante elegir una empresa que preste un servicio impecable, que incluya lo siguiente:

 

  • Asesoría familiar. En el momento de comunicar el fallecimiento, el familiar recibe la visita de un asesor en materia funeraria. Esta persona debe tener toda la experiencia necesaria en materia legal y reglamentaria para que se realice todo correctamente. Es este asesor, el que debe estar pendiente de que estén disponibles todos los documentos necesarios. Para esto debe solicitarlos y resguardarlos para su presentación.

  • Experiencia. Para escoger una empresa funeraria se aconseja verificar que tenga suficiente experiencia. De esta manera nos aseguramos que los procedimientos no se improvisarán ni se dejará nada sin atender.

  • Atención telefónica. Además de la atención a través de la página web, es aconsejable que la empresa tenga un número telefónico para una atención más tradicional. Hay que tener en cuenta que el el familiar del fallecido puede no estar familiarizado con el ordenador o no tener señal de internet.

 

Tipos de servicio

 

  • Velatorio. Este ritual depende de la religión que profese la familia. Lo más común es la colocación del cuerpo dentro del ataúd, de manera que los deudos, familiares y relacionados puedan verlo y despedirse. Esto puede incluir velas, flores, fotografías o elementos similares. También se suelen realizar misas o palabras alusivas.

  • Inhumación o entierro. Se trata del servicio más tradicional y hasta hace algunos años el más utilizado, se realiza inmediatamente después del velatorio. La empresa funeraria hace el traslado del ataúd hasta el cementerio y realiza o gestiona la colocación en la fosa, incluyendo todo lo necesario para ello.

  • Incineración y cremación. Si se elige esta opción, también se realiza después del velatorio. Se trata de incinerar el cuerpo y colocar las cenizas en una pequeña urna. Después, los parientes pueden hacer una ceremonia adicional para enterrarlas o esparcirlas.

  • Traslados y repatriaciones. Esto se realiza cuando el fallecimiento ocurre en una ciudad diferente a la que corresponde al difunto. Se llama traslado cuando se trata del transporte del cuerpo dentro de un mismo país y repatriación cuando el transporte es internacional. En ambos casos se usa un ataúd y la empresa funeraria debe hacer una serie de trámites administrativos.