Las empresas familiares, un motor para la economía y el empleo

El presidente de EFCL en Salamanca (Foto:F.Rivas)

Empresa Familiar de CyL agrupa a 116 socios con unos 80.000 trabajadores.

El presidente de la asociación Empresa Familiar de Castilla y León (EFCL), José Miguel Isidro, ha señalado este jueves en Salamanca que esta organización es “un interlocutor fuerte, serio y unido frente a la Administración”.

 

Antes de la inauguración del II Congreso Regional de la Empresa Familiar, que se celebra los días 16 y 17 de junio en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca, Isidro ha destacado que esta asociación cuenta actualmente con 116 miembros y “con lista de espera”.

 

Estos cerca de 120 socios aglutinan a unos 80.000 trabajadores y cuentan con una facturación global de unos 8.000 millones de euros, ha apuntado su presidente antes de dar la bienvenida en este evento, organizado por Banco Santander y PwC.

 

Sobre los “problemas” de las empresas familiares, José Miguel Isidro ha reconocido que son “los mismos” que tienen las entidades de otros tipos en la situación económica actual, en la que ahora “se está creciendo” pero en la que las empresas mantienen “una deuda que pesa mucho”.

 

Asimismo, y después de que 24 horas antes pasase por Salamanca el jefe de la Oficina Económica de La Moncloa, Álvaro Nadal, el presidente de EFCL ha mostrado su discrepancias con la reforma eléctrica por ser “un gran destructor de empresas medianas” y, en cuanto a la internacionalización que Nadal defendió, ha explicado que “lo primero es tener el tamaño adecuado”.

 

En cuanto al II Congreso Regional de la Empresa Familiar, entre los participantes en las conferencias y mesas redondas se encuentran la directora de orquesta y compositora Inma Shara, la CEO de Prosol, Rocío Hervella, o el superviviente del holocausto Siegfried Meir.

 

Durante las sesiones de trabajo, los ponentes también ahondarán en el papel de los directivos no familiares en este tipo de compañías o la supervivencia de las empresas con el paso de distintas generaciones.

 

Según EFCL, esta agrupación se fundó en 1997 y está constituida en la actualidad por más de un centenar de empresas familiares de Castilla y León, unas entidades que facturan el 15 por ciento del Producto Interior Bruto regional y que dan empleo al siete por ciento de la población ocupada en la Comunidad en el sector privado.