Las dos concejalas del grupo municipal Podemos-Ganemos empiezan la legislatura votando distinto y por separado

El grupo municipal Unidas Podemos Equo Ganemos es el único que no se ha constituido y sus dos concejalas empezaron pidiendo votar individualmente los asuntos. Votaron diferente en alguno.

El pleno extraordinario de este viernes tenía que marcar el funcionamiento para los próximos cuatro años en el Ayuntamiento de Salamanca. Más de un mes después de las elecciones y casi dos semanas tras la constitución de la nueva corporación, se cerraban cuestiones como las delegaciones del pleno a la Junta de Gobierno, que recupera todas las cuestiones de contratos y proyectos; la composición de las comisiones, los tenientes de alcalde, las delegaciones a concejales, los representantes en órganos municipales y sociedades... También se reflejaban la constitución de los grupos municpiales, y en este punto llamaba la atención un asunto: que el grupo municipal Unidas Podemos Equo Ganemos no se ha constituido.

 

El alcalde de Salamanca ha explicado que, al no estar constituido como grupo municipal todavía, por ahora las dos concejalas, Carmen Díez y Virginia Carrera, se repartirán el tiempo de intervención y votarán por separado. Y así lo han hecho en los 37 minutos que ha llevado resolver los 26 puntos de este pleno eminentemente técnico. En alguno de ellos incluso han votado cosas diferentes, como en la designación de representantes en el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, donde Díez se ha abstenido y Carrera ha votado en contra.

 

La sorpresa es que, dos semanas después de constituida la corporación, el grupo que recoge la herencia de Ganemos Salamanca todavía no se haya constituido cuando se trata de un trámite fácil, siempre y cuando se tengan claras algunas cosas. Entre otras cosas, pasa por decidir quién y cómo ejerce la portavocía. El resto de grupos tienen un portavoz y viceportavoces, pero Ganemos ya funcionó de manera particular los últimos cuatro años. En varias ocasiones sus concejales, de filiación política diferente, pidieron votar cuestiones por individual y no como grupo y también intervinieron repartiéndose el tiempo en algunos asuntos.

 

Ese es un funcionamiento similar al de un grupo mixto, algo habitual en órganos con mayor número de representantes como el Congreso, el Senado o las Cortes de Castilla y León. Este tipo de grupos negocia el reparto de los turnos de palabra, los tiempos de intervención y otras cuestiones de funcionamiento, además de los sentidos de voto. De momento, el grupo municipal Podemos-Ganemos ha empezado pareciéndose a eso.