Las Cortes de Castilla y León, ¿un circo?

El humor de Álvaro