Las Cortes acuerdan alianzas con otros países en contra de la PAC

PP y PSOE se enzarzan en un rifirrafe sobre la oportunidad de una PNL popular y sobre su uso electoralista
Las Cortes de Castilla y León han acordado este miércoles por unanimidad manifestar su oposición a la propuesta de reforma de la Política Agrícola Comunitaria (PAC) presentada por la Comisión Europea el pasado 12 de octubre y han instado a la Junta a requerir al Gobierno de la nación que, sobre la base de la posición pactada el 17 de octubre con las comunidades autónomas y con el sector, establezca alianzas con otros estados miembros de la UE que defiendan intereses comunes a los de España.

Éste es el contenido de una enmienda transaccional al contenido de una proposición no de ley (PNL) planteada por el Grupo Parlamentario Popular que ha sido votada por los grupos "por responsabilidad" y para no traicionar el acuerdo de Estado que se alcanzó el pasado 17 de octubre, con el voto a favor de la Consejería de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, y en favor de una posición "firme y clara" en contra de la actual propuesta de reforma de la PAC.

"Por fin vamos a votar algo consensuadamente en línea con lo hablado", ha exclamado el portavoz del Grupo Mixto, José María González, de IU, tras conocer el sentido del voto de los grupos mayoritarios a los que había afeado en su primer turno de palabra sus discrepancias por la conveniencia del sentido de la PNL propuesta inicialmente por el PP hasta el punto que cedió parte de su tiempo de palabra el pro de un acuerdo en estas materia.

El rifirrafe entre los grupos parlamentarios 'popular' y socialista ha estado motivado por la presentación de la PNL del PP que instaba a la Junta a requerir al Gobierno de España la adopción "con máxima urgencia" de una clara y firme posición de Estado sobre la reforma de la PAC que fue suscrita el pasado 17 de octubre, en lo que ha procuradora socialista Ana Sánchez ha calificado de una "pérdida de tiempo" ante los verdaderos problemas que tiene el campo de Castilla y León y de un "descrédito al Parlamento".

Ana Sánchez ha cargado contra el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Carlos Fernández Carriedo, al que se ha referido como "un verso suelto" del PP por presentar una PNL cuando la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ya había ratificado ese acuerdo de Estado y le ha acusado de no enterarse de nada. A su juicio, se trata de un "uso electoral" de las Cortes de Castilla y León por parte del PP al que ha acusado de supeditar los intereses del campo regional a "unos minutos de gloria".

"Hay que saber estar a la altura de su escaño", ha reclamado Ana Sánchez, que ha pedido al Grupo Parlamentario Popular que exija "los presupuestos secuestrados" de la Junta de Castilla y León para 2012 para conocer los "recortes serios y severos" que ha augurado en la Consejería de Agricultura y Ganadería.

"Dejadez y negligencia"
Desde las filas 'populares' el procurador Óscar Reguera ha acusado al Gobierno de la nación de "dejadez y negligencia" y de "falta de criterio y de oportunidad" en todo lo relacionado con la PAC y de haber pasado "una patata caliente" al próximo Ejecutivo que salga de las elecciones del 20 de noviembre que tendrá un margen de maniobra más ajustado "pues la letra pequeña ya escrita". "La herencia no puede ser peor", ha sentenciado el procurador 'popular'.

Reguera ha ironizado con "ternura y cordialidad" sobre el "talante y tensión declamativa" de la procuradora socialista en un discurso cuyo contenido es "manifiestamente mejorable" y a la que ha dado la "bienvenida a la cordura y al sentido común" ya que, según ha recordado, el único que ha cambiado de opinión respecto a la reforma de la PAC ha sido el Gobierno socialista que llegó a aventurar un "efecto positivo" cuando el PP decía que era negativo, según sus palabras.