Las cifras que convierten al Hospital de Salamanca en "el peor gestionado" de la sanidad regional

Ciudadanos presenta un estudio con los datos alternativos sobre la realidad de las listas de espera. Eleva el número de pacientes pendientes de operación, cifra en más de 22.000 los que no acuden a sus citas con especialista y denuncia que uno de cada diez se caiga de las listas de espera sin llegar a ser operado.

SÁEZ AGUADO CREE QUE C'S NO COMPRENDE LAS LISTAS

 

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, considera que Ciudadanos no "comprende" la regulación existente sobre la gestión de las listas de espera, que se cumple en la Comunidad conforme a su propia regulación y a un Real Decreto del Ministerio. El consejero ha explicado que en Castilla y León cada paciente al que un cirujano indica una intervención quirúrgica se incorpora a listas de espera, situación que puede variar en determinados supuestos por indicación médica o decisión del paciente. Sáez Aguado ha insistido en que así está regulado y ha veces que el paciente no puede ser intervenido y otras veces ellos mismos piden aplazamientos por cuestiones laborales u otros motivos. "Creo que no han entendido esa manera de organizar las listas de espera que insisto así se aplica en Castilla y León", ha reiterado.

Las listas de espera para operarse o para la cita con un especialista evidencian que algo no funciona bien en el Hospital de Salamanca. El mismo día que la Junta ha anunciado otros 38 millones de euros para sus interminables obras, el grupo Ciudadanos ha dado a conocer algunos de los datos más desconocidos sobre la realidad de las listas de espera en un centro que fue, en tiempos, referencia por su calidad y eficacia. Son datos que permiten a C's afirmar que el Hospital de Salamanca "es en conjunto el peor gestionado" de la sanidad pública en Castilla y León.

 

Ciudadanos ha presentado datos de listas de espera y otros indicadores de elaboración propia, pero que asegura son del propio Sacyl, "reales" frente a los "parciales" que muestra la Junta, y que no hay forma de justificar, por lo que considera que las únicas explicaciones es que no sean los verdaderos, por lo que habría que auditarlos, o se "falsean", por lo que tendrían que dimitir los máximos responsables de Sanidad en la Comunidad. Las cifras no dejan nada bien al hospital de Salamanca, a pesar de que presenta las peores cifras de las listas de espera de toda Castilla y León: 6.500 personas siguen esperando una operación.

 

Así lo han expresado el procurador autonómico Manuel Mitadiel y el diputado nacional y responsable del área de Sanidad del Comité Ejecutivo de Ciudadanos, Francisco Igea, al tiempo que han recordado que llevan dos años pidiendo a la Administración que publicar estos datos que "existen" y han optado por presentar otros que "hacen pensar que algo pasa". Entre ellos, está una cifra muy diferente de pacientes en lista de espera quirúrgica. Según la Junta, a 31 de diciembre de 2016 eran 5.414 los que están en la lista denominada estructural, aquella en la que figuran las personas que esperan por motivos como falta de medios, por ejemplo, pero en realidad el total asciende a 6.574 en Salamanca.

 

 

SIN SER OPERADOS

 

También preocupante es que, según los datos que maneja C's, 2.326 personas salieron de las listas de espera del hospital salmantino sin ser operados sobre un total de más de 19.000 salidas de la lista: es decir, uno de cada diez pacientes se cae de la lista sin llegar a ser operado. Entre los motivos de salidas de las listas pueden estar que no se localice a los pacientes o que renuncien, pero también ha afirmado que hay "salidas no ortodoxas" por razones "misteriosas" sin que figuren las razones en la historia clínica o haya responsable alguno.

 

Lo mismo ocurre con las listas de espera de pruebas diagnósticas. Manuel Mitadiel ha incidido en que cuanto más tiempo esté la gente en las listas de espera de consultas o pruebas diagnósticas menos suma en las quirúrgicas, por lo que se puede gestionar que permanezcan más pacientes en las primeras. Según la Junta, a finales de 2016 había 14.894 pacientes esperando pruebas, pero en realidad son 21.255 según los datos de C's: 8.000 más que no engrosaron las listas de espera a finales de año, cuando se ofreció una mejoría. C's ha cuestionado cosas como que las listas bajen en 400 u 800 personas algunos meses pero cuando llega diciembre lo hace en 4.000, cosas que "no se justifican de ninguna manera" porque o los pacientes o no se han operado o están en otra parte.

 

A ellos hay que sumar 2.900 en lista de espera de forma voluntaria (lo están a la espera de operarse en otro centro, por ejemplo), que no están en la lista estructural que ofrece la Junta: son uno de cada siete y eso rebaja la estadística oficial.

 

 

PACIENTES QUE NO SE PRESENTAN

 

Entre lo más llamativo también que 22.877 pacientes salen de la lista de espera de las citas diagnósticas porque no se presentan en la fecha que le dan: es un 13% del número de citas cerradas, el porcentaje más alto de toda la Comunidad. Detrás de este dato, que tampoco se contabiliza en la cifra cerrada que ofrece Sacyl, hay también un 'trucaje' de las cifras oficiales que presentan unas listas de espera pésimas, pero que la realidad empeora todavía más.

Noticias relacionadas